Buscar en este blog

Envía tus textos a

ENVÍA TUS TEXTOS A literablog@yahoo.com

sábado, 7 de noviembre de 2015

"Mi fin de semana" de Ana Arroyo

Ya era viernes a medio día; estaba cansada de toda la semana, pero, por fin, ya eran las cinco. Salí a toda prisa de la clase al terminar de rezar, pero la profesora me alcanzó y se quedó a hablar conmigo. Nada más por su cara de enfado y su ceño fruncido supe que se trataba  de malas noticias. Me dijo varias cosas buenas, pero antes de decirme la última, que era por la que estaba enfadada, vino mi hermano Nacho. Me salvé de quedarme una semana sin patios. Este fin de semana me lo iba a pasar genial, sobre todo por la fiesta de Halloween con mis amigas. Le contaba a mi hermano contenta y entusiasmada. Esta tarde ,como todos los viernes, iba a quedar con ellas; al pasar la tarde, llegué a casa cansada, por lo que os comentaba al principio, pero también por la carreras de esta tarde en el parque, así que me fui pronto a la cama .
"Ya es sábado", grité alegre pegando un salto sobre la cama; mi madre nada más verme de pie me dijo que el lunes no había colegio ya que era puente. También grité porque me acordé de que en ese día caía mi cumple.
"Las tres de la tarde", me contestó Nacho. Se me estaba haciendo el día eterno;  me mandó mi madre a por el pan y sin más remedio fui a por él. De camino me encontré a una de mis amigas con las que haría esta tarde la fiesta. Estuvimos charlando un buen rato, hasta que noté vibrar el móvil en el bolsillo del pantalón. Vi que era mi madre, entonces, sin contestarla, me dirigí corriendo a mi casa. Al abrir la puerta de mi casa, me di cuenta de que me había olvidado el pan y discretamente fui a mi habitación. Dos segundos más tarde de mi llegada, mi padre abrió la puerta  y me dijo "A comer, Ana". Yo, nerviosa, me senté en la mesa. Por fin terminé de comer y nadie se dio cuenta; mi hermano mayor estuvo sospechando toda la comida de mí,  pero solté un tema y se le olvidó.
Esta era la peor parte de los sábados cuando mi madre nos preguntaba si teníamos deberes; yo afirmé con una sacudida de cabeza, me puse rápido a hacerlos sin rechistar. Mi madre ,como de costumbre a esta hora, solía sentarse en el sofá a ver Alexia. Se metió en mis notas  y vio quejas sobre mí de la tutora; entonces me regañó  una hora o así, o a mí me pareció, porque se hizo larguísimo y como era obvio, mi madre no me dejó ir a la fiesta , pero me dio igual porque el lunes era mi cumple, así que tendría otra más .

"El coma" de Alberto Soler

Estaba de camino al colegio como hacía normalmente, pero ese día cambió por completo. Como iba diciendo estaba de camino al cole y en la acera de en frente estaba mi amigo Juan,entonces mire hacia la derecha para ver si venía algún coche, pasé rápidamente de una acera a la otra pero no me dí cuenta de que a mi izquierda pasaba un coche e intentó frenar pero iba tan rápido que no le dio tiempo al coche y me atropelló. Me desperté en otro lugar, no lo veía muy claro pero en unos minutos conseguí ver claramente y me encontraba solo en, un espacio totalmente en blanco. Escuchaba las voces de un hombre y una mujer, pero no les veía. No reconocía de primeras las voces pero estuve un rato escuchando y me dí cuenta de que la voz de aquella mujer era la de mi madre. Se la escuchaba preocupada y yo no sabía porque, la decía que estaba pasando pero al parecer no me escuchaba. Seguí escuchando y oí al hombre decir que estaba en coma,yo no me explicaba como conseguí estar en esa especie de "trance", estuve pensando que me pasó y de repente se me vino a la cabeza unas imágenes. En las imágenes aparecía el momento en el que vi a juan y me atropelló el coche, pero después de eso no me acordaba de más. Al cabo de un rato escuchaba los llantos de mis padres y yo les intentaba decir que les escuchaba pero no veía manera de comunicarme con ellos. Estaba asustado, nunca me había pasado esto, estaba completamente solo y lo peor es oir a mi familia intentando se comunicar conmigo y yo no poder decirles ni un "te quiero". Se me pasaban los días muy lentos y al parecer no tenía la noción del tiempo. Empecé a escuchar voces, varias voces, y me enteré de que todas esas voces eran de mis amigos y eso me motivó muchísimo para seguir adelante y luchar para salir de ese coma. Un día empecé a sentir cosas en mi cuerpo, unas sensaciones de poder moverme y al cabo de unos minutos abrí los ojos y todo lo veía borroso y cuando pude ver bien, vi la cara de mis padres y les sonreí. Sus ojos estaban llorosos y les mire fijamente y su cara de felicidad era inmensa. Al día siguiente me dieron el alta y en  un par de días volví al colegio y empecé de nuevo mi día normal.

"Ser baja...no significa nada" de María Morcillo

Ser baja no significa nada, ver a la gente como auténticos pinos, tampoco. Hay veces que me pregunto cómo sería mi vida teniendo una estatura parecida a la de vosotros. Pero no creo que cambie nada. Para mí ser de menos estatura, es una ventaja en ciertos momentos. Debido a ello, cada cierto tiempo mis padres me llevan al médico donde me miden, me pesan, me hacen análisis, pruebas físicas… para que después puedan estudiar el porqué de mi retraso en el crecimiento. Yo pienso que no es necesario ser el más alto de la clase para ser el mejor, hay que aceptarse como eres y tener tu propia forma de ser. Además, yo siempre digo que… “la esencia buena se guarda en frascos pequeños”.

"Un fin de semana distino" de José Luis Chicharro

El fin de semana anterior, el sábado, mi padre nos llevó a realizar lainspección técnica de vehículos para nuestro coche familiar. Fuimos a unlugar que estaba en la carretera. Mi padre me dijo que era la nacional 1.Mientras  que  los  encargados  de  la  ITV  hacían  la  revisión,  yo  estabaestudiando inglés para el examen del lunes. Mi hermano estuvo jugandocon la nintendo al fútbol. Cuando terminaron con el coche, nos informaronque  todo  estaba  perfectamente.  Nos  fuimos  contentos  a  comprar,  todoestaba bien, aparcamos en un parking subterráneo.Alrededor de las 2:00 de la tarde, fuimos a por el coche ya que era lahora de comer. Mis papás habían dejado preparada la comida en casa. Nosdirigimos al coche en el parking y nos sentamos en él. Mi padre intentóarrancar el coche, pero no funcionaba. Lo volvió a intentar, pero nada. Así5 veces. Mis padres se preocuparon, porque había pasado la ITV y noshabían dicho que el coche estaba perfectamente. El coche informaba en lapantalla del ordenador de abordo que había un fallo en los “airbags” y enlos cinturones de seguridad. Con lo que mi padre llamó a los del seguromientras que mi mamá, mi hermano, y yo íbamos a comprar comida paracomer algo, ya que no sabíamos cuando podríamos ir a casa. Los del seguroaparecieron en 10 minutos con un gran “cacharro” en las manos. Abrió latapa del coche que cubre el motor, y conectó ahí el aparato con 2 cables conpinzas en los extremos. Papá encendió el coche, arrancó y efectivamente, elcoche arrancaba.El señor nos contó que lo que le había pasado al coche, era que sehabía gastado la batería. Por tanto, nos fuimos a un taller y allí nos pusieronuna batería nueva. Y con ella no hubo más problemas y nos pudimos ir a casa, pero ya comidos.

"Y vieron huir a ese niño" de Alejandro Rodríguez Mansilla

-No me acuerdo agente , de verdad que no me acuerdo.-dije por enésima vez.
-A ver Pablo cuéntame lo que pasó desde el principo.
            Una tarde oscura de noviembre,una tarde fea y nublada.Iba a sacar a mi perro timmy como todas las tardes.Iba a salir de mi casa cuando de repente mi madre bajó corrriendo  las escaleras de la planta de arrriba y me dijo acelerada que la habían llamado del trabajo , que tenía que irse, que me quedara en casa hasta que volviera.La contesté que iba a sacar a timmy y me dijo que tuviera cuidado, que no me parara a hablar con nadie y,que cuando volviera a casa, cerrara bien las puertas poque no sabía cuánto tiempo iba a estar solo en casa.Mi madre salió por la puerta de atrás para sacar el coche, la oi como se iba y como se cerraba la puerta del garaje.Me di la vuelta y me fui hacia la puerta de la calle,cogí a Timmy, le puse la correa y salimos de casa.Cerré la puerta con llave, cosa que no hacía casi nunca.Me dirigí toda la calle hacia abajo, hacia el pipican ,y giré la calle a la izquierda.Seguí un poco la calle y me di la vuelta.Ya a la vuelta, me paré en el pipican, abrí la puerta y solté a timmy .Me di la vuelta para sentarme en el banco de en frente ,pero nada más que me di la vuelta me quedé asombrado con lo que vi.Había un hombre sentado en el banco donde yo me sentaba todos los dias desde que tenía a timmy.Pero no me quedé asombrado por el hecho de que estuviera sentado aquel hombre, sino por cómo era aquel hombre.Un hombre con el rostro enfadado,una mirada matadora que salía de unos ojos de color marrón oscuro.Con ropas viejas y negras y un abrigo con varios rotos en las mangas.Ese hombre me daba miedo, no paraba de mirarme.Se levantó sin quitarme la mirada de encima, se metió la mano en un bolsillo que tenía en el lado derecho de su abrigo, en el pecho.Se sacó un cigarillo y , sin quitarme la mirada se sacó un mechero de otro bolsillo, se lo encendió y dio una calada . Cruzó la  calle y al acercarse a mi, pegó su cara a la mia dejando tan solo un par de centímetros entre ambos rostros.Expulsó todo el humo en mis ojos y mientras que se daba la vuelta y se iba , susurró “ten cuidado chaval”.Cada vez que se alejaba de mi, le veía menos , la niebla tapaba mi visión.En el momento que dejé de verle completamente , me meti en el pipican y saqué a timmy , le puse la correa y salí corriendo en dirección a mi casa.En ese momento me desvanecí por un pinchazo y cuando me desperté , estaba en una habitación oscura .Sin nadie.Comenzé a gritar para ver si había alguien y oi a lo lejos la voz de un agente de la policía que me decía que no me preocupara , que me iban a sacar cuanto antes de alli .El agente entró, pero la cosa se alargó mucho cuando el agente descubrió que tenía una bomba pegada en una de las paredes de la habitación, y que no podíamos salir sin que se activara.El agente hizo unas llamadas y al cabo de un tiempo llegó un policía especial que sabia como desactivar artefactos explosivos.Confié plenamente en él, pero cuando comenzó a tocarlo ,oi pitidios en la habitación.Como una cuenta atrás.En ese momento pense en mi familia ,mis amigos, en que podría no volverlos a ver pero con suerte en tan sólo unos segundos aquel policia consguió desactivar el   explosivo .Me sacaron de alli y me trajeron aquí, donde estoy ahora mismo.

-¿Y no te acuerdas de lo que pasó cuando notaste el pinchazo?
-No, de verdad agente no me acuerdo de nada.Tengo mucho miedo,averigue quién me quiere hacer daño por favor.
-No te preocupes Pablo, haré todo lo posible.



"Mi peor Navidad" de Alba Cancela

Y todo fue por aquel 25 de diciembre, aquel día que  a la madrugada,mis hermanos y yo fuimos a despertar a nuestros padre a la cama , como todos los años.
Eran las 7 de la mañana ,los tres esperábamos impacientes a que mis padres se prepararan para bajar juntos al salón ,1 minuto se nos pasaban como cinco horas.
Entre los barrotes de la barandilla ,veíamos lucir las luces del árbol y la estrella del Belén .
Al fin,al fin mis padres ya estaban listos, impacientes bajamos a ver los regalos,pero por desgracia pisé una caja orilla de la escalera y ¡pum,barra ,bum!
Me resbalé con la caja y me di en la rodilla.Sentía un dolo fuerte,pero nada me iba a dejar sin abrir los regalos .
Tras abrirlos desayunamos y ahí ya no podía mover ni siquiera la rodilla ,sentía como si me hubieran puesto una barra ,me llevaron a urgencias y tuve que esperar¡ 5 horas a que me atendieran! Me empezé a poner nerviosa,ya que ahí solo llegaba gente enferma. Por fin escuche mi nombre ,me llamó la enfermera para que entrara con ella ,después de unas radiografías me detectaron dos huesos rotos y con urgencia me tenían que operar. Esa noche me quedé ingresada y a la madrugada del 26 me operaron,todo salió bien y un par de días más me quedé allí. Alrededor del 30 volví a casa . Esta fue la peor Navidad de mi vida. 

"El gran cambio" de Sara Melo

Érase una vez una niña llamada Teresa, esta vivía en un pequeño pueblo de Ávila. Ella pasaba allí todo el año mientras que el resto de sus amigos de toda la vida solo iban en los veranos y en puentes ya que vivían en las ciudades.
Un verano llevaron a una chica nueva al pueblo que resulto ser lo contrario a Teresa lo que produjo muchos conflictos entre ellas, y esta fue su historia:
Un 29 de junio aparecieron en el pueblo todos los amigos de Teresa pero de repente se dio cuenta de que había una chica nueva, ella se llamaba Carlota y por lo que vio a primera vista pensó que era una pija muy repelente.
Teresa era todo lo contrario, era la típica chica de pueblo que no necesita móvil ni ordenador ni vestir de marca,... Ella era simple vestía bien pero no de marca, se lo pasaba bien y salia de fiesta a otros pueblos como cualquier chica hacia, ademas a ella la caracterizaba su alegre forma de ser.
Ese verano las dos chicas tienen muchas disputas ya que Carlota solía mirarla por encima del hombro y eso teresa no lo soportaba.
En los últimos días de veranos las dos fueron a hablar para intentar hablarlo y solucionarlo, las dos estuvieron hablando y quedaron en que Carlota iría a vivir un año con Teresa a la ciudad para que viese como se vivia allí y luego Carlota iría todos los veranos al pueblo para que recordar lo que es pasárselo bien sin estar en la ciudad y ver a todos.
Y eso fue lo que paso, Teresa paso un año con Carlota en la ciudad lo que las unió mucho, ellas cambiaron un montón ya que la una a la otra se fueron enseñando cosas.
Carlota paso de ser una pija repelente que no puede separarse del móvil a poder estar un dia sin móvil y a ser pija pero sin ser repelente.
Teresa paso de ser la típica chica de pueblo que siempre va en chándal a ser una chica que aprendió a usar el móvil, a vestir bien pero siempre manteniendo el carácter que la caracterizaba y la chispa que tenia. 
El siguiente verano cuando volvieron al pueblo y vieron a todos se quedaron alucinados porque ninguno había cambiado pero ellos alucinaron por el cambio de las chicas , ese verano fue uno de los mejores de sus vidas.

"59 minutos" de Alberto Caballero

Cuando   me   desperté   en   aquella   cúbica,   fría   y  escalofriante  habitación,  no  recordaba  nada,  solo  sabía  que   todo   era   muy   raro.   Salí   de   aquella   extraña  habitación  para   enterarme  que  había   pasado   y   donde  estaba.  Había  mucha  gente   alrededor  de  mi   y   algunas  personas  con  batas  blancas,   seguí  andando  y  me  miré  la   ropa,   llevaba   un   extraño  pijama  blanco   abierto   por  detrás,   miré   alrededor   y   había   algunos   niños  esparcidos  por  aquel  largo  y  amplio  pasillo,  y  también  llevaban   aquella   cosa   tan   extraña   puesta.   Al   rato  deduje   que   era   un   hospital.   Pregunté   a   un   enfermero  quien   me   había   llevado,   me   di   una   vuelta   por   el  hospital,   me   parecían   kilométricos   aquellos   largos  pasillos.   Al   llegar   miré   mi   reloj   eran   las   9:38   de   la  mañana.  Decidí  volver  a  intentar  dormirme,  me  tumbe  en   la  cama,  pero  al   instante   llamaron  a   la  puerta.  Dije  que  pasaran,  y  entró  una  señora  con  una  bata  de  color  blanco   hielo,   me   dijo   que   mis   padres   estaban   siendo  operados  y  que  la  operación  terminaría  en  una  hora  y  cuarto.   Al   rato   entró   un   señor   que   vino   a   ver   como  estaba  y  me  habló  algo  de  un  accidente.  Al  rato  se  fue.  El  tiempo  se  me  pasaba  eterno  y  todavía  quedaban  59  minutos,  mi   padre   siempre  me  decía   que   la   paciencia  era  la  mejor  virtud,  y  lo  intenté.  Me  dormí.  Al  rato  noté  una  caricia  en  mi  cara,    abrí  mis  ojos  y  vi  a  mis  padres.  Me   levanté   de   un   salto.   Al   rato   ya   estábamos  regresando   a   casa,   pregunté   que   paso,   pero   no   me  respondieron,  pero  supe  desde  ese  momento  que  algún  día  lo  terminaría  sabiendo.   

domingo, 25 de octubre de 2015

"Mis vacaciones" de Carlos Ortega

Fuimos el día nueve de octubre, salí del colegio y me fui a mi casa corriendo a cambiarme. Me puse una camiseta verde un pantalón de chándal azul marino y mis deportivas azules que me compré la semana pasada. Viajamos hasta allí en AVE(Alta Velocidad Española).El viaje duró aproximadamente dos horas. Y durante el viaje me di cuenta de que había un reloj digital que no solo marcaba la hora, si no también la velocidad, e íbamos a 275km/h. ¡Increíble! Cuando llegamos a la estación de trenes de Córdoba tuvimos que esperar una larga fila para poder coger un taxi que nos llevase al hotel San Miguel. Me di cuenta de que eran unas calles estrechas e irregulares. Cuando entramos en el hotel lo que me sorprendió nada más entrar fue un patio que tenían con muchos tipos de plantas, con suelo de mármol y sillas de metal. Entramos en recepción para coger la llave de nuestra habitación asignada, que era la cinco. Nada más entrar, en la habitación, vi que había dos camas a mi izquierda y a mi derecha un gran armario de madera empotrado en la pared. Al girar la esquina del armario vi otras dos camas que estaban separadas por una mesilla de noche. Y, en esta esquina al mirar en dirección a las camas de la entrada vi la puerta del baño y entré. Era un baño muy largo en el que había un lavabo, un vidé, un water y una gran y espaciosa ducha. Después salimos a la calle a comernos un bocadillo de tortilla francesa que nos habíamos preparado antes. Después regresamos al hotel, vaciamos las maletas, nos pusimos el pijama y nos dormimos cada uno en la cama que había elegido. Al día siguiente nos fuimos a ver el casco histórico de Córdoba.
Para desayunar me tomé mi primera tosta con salmorejo, que es una salsa un poco pringosa hecha de sal y ajo básicamente y eso lo desayuné todos los días que pude. Lo primero que hicimos después de desayunar fue ir a ver la mezquita, que no sé si deberían llamarla así porque los exteriores eran barrocos, luego una mezquita gigante y asombrosa y en todo el centro una catedral,  luego un largo y espacioso puente romano que también lo vimos desde un alto mirador  y al final fuimos a ver el palacio episcopal.
El domingo por la mañana fuimos a ver las caballerizas reales en la que por casualidad vimos un espectáculo de hípica, había personas montando de lado, caballos que sólo andaban sobre sus patas traseras montados por jinetes y muchas cosas más. Luego fuimos a ver una sinagoga, que básicamente eran cuatro paredes lisas y sin dibujos, solo con algunos escritos que después de haber visto la gran mezquita el día anterior para mi gusto dejó mucho que desear. Por la tarde como estábamos más cansados fuimos a hacer una visita al museo taurino, en donde habían muchas estatuas de toros que parecían de verdad.
El tercer y último día (el lunes) hicimos una visita solo por la mañana del palacio de Viana al que no pudimos entrar porque era muy caro y se podía ver desde fuera, y también vimos los jardines de la Merced en la que se encontraba un plátano de sombra del siglo IV y la plaza de Colón en la que se podía ver una estatua de Colón y los Reyes Católicos. Y al volver al hotel vimos el Círculo de la Amistad, que es un edificio muy antiguo; y luego la plaza de San Miguel.
Volvimos al hotel luego, luego cogimos un taxi, llegamos a la estación, volvimos en el AVE, y al llegar a Colmenar me duché cené y me fui a dormir.

sábado, 3 de octubre de 2015

"La chica de la una y veinte" de José Antonio Rozalem

Me dispuse a coger el autobús de las once menos cuarto  que  recogía  desde  la  parada  hasta  el  parque  del  Retiro.Cuando salía del autobús me dirige hasta la gran puerta. Andando, hasta mi apreciado banco en el que cada día me sentaba a observar, me encontré con los chicos de las once y  cuarto  que  salían  a  hacer  deporte  por  la  mañana  ,también divise a lo lejos la señora de los perros de las once y cinco. Me senté a observar como todos los días, de mi bandolera  saque  mi  cuaderno  de  dibujo  y  me  puse  a deslizar el lápiz sobre la hoja intentando tal vez retratar aun  hermoso  árbol  de   en  frente.  De  repente  note  algo,pasos, alcé la mirada y descubrí que una chica de cabellos dorados cual oro se sentaba en el banco de en frente. Miremi reloj, era la una y veinte. La chica de extraña vestimenta y con un lápiz en la cabeza, saco un libro tal vez para leer, pero curiosamente sus páginas estaban en blanco. El restodel día me pase mirando ,observando a aquella hermosachica  que  al  parecer  le  encanaba  escribir.  A  la  mañana siguiente y como todos los días a partir de ahora, la chica ala una y veinte aparecía para seguir escribiendo, mientras yo la observaba con dulzura. Hasta que un día  estaba yo sentado a la una y veinte esperándola como cada día, pero no  apareció.  Esperé  y  esperé,  y  cuando me quise  dar cuenta eran las dos menos diez. Dirigí la mirada hasta el banco de en frente y descubrí una hoja de papel , escrita.Me acerque a ver y leí en voz alta: El chico del banco de enfrente, de  cabellos  cortos  y  encendidos  como el  fuego, entretenido observando escondido detrás de su cuaderno; el chico de las once y cuarto.

"El pueblo" de Javier García

No os podéis ni imaginar la ilusión que me hace que de repente un viernes a la salida del colegio me digan que nos vamos al pueblo de la abuela; solo con eso ya pienso en lo bien que me lo voy a pasar. El pueblo está a unos 150 kilómetros, pero en el coche se pasa rápido.Cuando llego siempre voy a ver a mis tíos que tienen una huerta, con todo lo que te puedas imaginar, desde verduras y frutas hasta conejos y gallinas. Me encanta, porque es un ambiente muy rural, cosa que no estoy acostumbrado a ver; a veces les ayudo a regar o a recolectar la cosecha, que luego a la cazuela esta todo riquísimo. Después de ver a mis tíos, voy a ver a mis amigos, con los que me divierto y juego todo el día. Como el pueblo es pequeño, podemos ir con mucha libertad y nos lo recorremos todo en un abrir y cerrar de ojos. Pero, sin duda, lo que más me gusta del pueblo es el encanto que tiene al llegar la noche, ya que se ve todo el cielo lleno de estrellas. Por esto, y por muchas cosas más, me encanta el pueblo de mi abuela.

"Manolete, un gran amigo" de José Antonio Mansilla

El mensaje era claro, conciso, breve y letal. No insistas  - decía -. Pero yo sorprendido tras la muerte de la máxima figura del toreo y mi amigo, Manolete.Me enteré del letal suceso por mi apoderado y abuelo, el gran Alfonso Mansilla.La muerte de este torero me conmovió mucho, por la amistad que nos unía ypor su maestría en el arte del toreo, siempre ponía en pie a la plaza entera.Antes de enterarme de su muerte estaba en la feria de San Isidro, en la que compartía cartel con el “Juli” y yo, “Joselito Mansilla”. Esa tarde triunfe y salí por la puerta grande, al cortar dos orejas al toro “Limonero” de la ganadería de Manuel García. Pase de la alegría a la pena, tras enterarme de la fatal noticia. Él fue mi modelo a seguir como torero y desde el cielo me seguirá guiando. 
¡OLE Y OLE MAESTRO!

"La ola es mía" de Marta Espinosa

Aquel día el mar estaba revuelto. cogí mi tabla y fui decidida al pico donde se cogían las mejores olas. Intenté coger unas cuantas olas, las que parecían mas fáciles, pero ese día nada era fácil. Miré hacia tras, el mar estaba lleno de surfistas preparados para coger su ola perfecta,y , allí la vi llegar. Parecía que llevaba mi nombre puesto, yo no lo veía muy claro pero decidí intentarlo. Iba solo en la ola, nadie más había decidido cogerla,ahí cundo de verdad me entro miedo ya estaba en la cresta de la ola cundo me di cuenta del espectacular tamaño que tenía esta. Me llené de alegría, era la ola con más altura que había cogido en mi vida, pero pensar en eso me desconcentró y.....

"El viaje" de Víctor Prieto

Todo comenzó en un día de navidad en el que mis padres me dijeron que me iba a ir a EEUU. Yo estaba muy feliz, no me lo podía imaginar, pasaron los meses y llegó aquel díatan esperado en el que tenía que volar. Llegamos a nuestro destino y no me podía creerlo que estaba sucediendo, parecía que estaba en un sueño, era un mundo completamente distinto al nuestro. Pasamos unos días estupendos, conocimos lugares nuevos y fue una experiencia que nunca podré olvidar. Un sueño que me gustaría repetir. 

"El primer día" de Blanca Hernández

María estaba muy nerviosa, era el primer día en su nuevo colegio y no conocía a nadie. Cuando entró a la clase, se sintió muy observada; ella nunca había sido nueva en un colegio y no sabía qué hacer, por lo que decidió sentarse al lado de otra niña con su mismo aspecto de asustada y comenzaron a hablar. María le empezó a hacer preguntas, aquella niña se llamaba Carmen y también era nueva. Las dos congeniaron muy bien y se hicieron muy amigas. María acabó muy feliz, hizo muchas más amigas aparte de Carmen, sacó muy buenas notas y se integró muy bien.

"El paso" de Isabel Arévalo

Cuando me desperté esa misma mañana me quedé pensando en ese día tan especial que me había gustado durante todos estos años, pero esa mañana no sentía lo mismo. Acababa de terminar 6º de primaria y pasaba a secundaria. Iba a dejar a todos los amigos que tenía en ese colegio ya que nadie iba a venir al mismo instituto que yo. Al llegar al cole nos dijimos un montón de cosas, porque puede que nunca les vuelvas a ver. Supongo que durante este verano aprovecharías para quedar con todos los de la clase, que te harías fotos con ellos, para recordarlos toda la vida. 

"El viaje" de Lorenz Ramil Posilero

Era un día caluroso, estaba en el colegio, y tenía que enseñarle a mi profesora una nota en   la que decía Buenos días el día 15 de diciembre mi hijo e hija harán un viaje a Filipinas con su abuela , tía y prima en el que visitarán a su abuela y más familiares suyos . Se la enseñé y me lo firmó. Después de terminar las clases, mi familia y yo preparamos las maletas para que pasado mañana fuésemos a emprender ese viaje; cenamos y todos nos fuimos a dormir. Yo no podía ya que tenía tantas ganas de ir que no pude; entonces, la mañana me quedé con sueño. En el aeropuerto, al llegar en el avión y tras Haber  buscado  nuestros asientos, cogí el mío y al sentarme en unos segundos después, me quedé dormido .

"El payaso triste" de Antonio Blanco

Había un payaso llamado Don Juan, que alegraba a niños grandes y  pequeños. Era el mejor payaso de la historia. Cuando actuaba nadie podía resistirse a su encanto y los niños lo adoraban.Pero cuando Don Juan era pequeño mató al perro de su hermano Alejandro, por lo que un día éste quiso vengarse.Cuando Don  Juan iba a su camerino, Alejandro vino por detrás y le pegó un disparo, y cuando Alejandro estaba huyendo tropezó con una piedra y se dio un gran golpe en la cabeza, y murió.

"El peor día de mi vida" de Miguel Blanco

En una mañana fría de Invierno me desperté en una pequeña cabaña oscura y mugrienta junto a dos personas que no conocía; cuando se despertaron recordaban lo mismo que yo, nada.Cuando salimos vimos que nos encontrábamos en un bosque; empezamos a caminar y recordé que había salido a hacer la compra cuando unos matones me robaron el dinero. Yo me fui corriendo, pero por desgracia metropecé y me alcanzaron. Pensé que ése era mi final, pero cuando ya lo daba todo por perdido vinieron dos personas que no conocía de nada y se enzarzaron en una pelea. Entonces las personas que no conocía de nada me llevaron a esa cabaña porque ya era muy tarde y me dormí. Después de eso volví a ver a los matones pero esta vez iban armados así que les hicimos caso; empezaron a ejecutarnos, cuando llegó mi turno les pregunté porqué y me dijeron que por mi madre que era una espía internacional secreta.   

"Soy feliz" de Andrea González

Ahora soy feliz, gracias a ti, soy feliz. Gracias a ti soy más fuerte. Pensé que sería difícil olvidarte, quitarte de mi mente. Pensé que eras como un tatuaje en mi corazón, que siempre te querría y que seríamos felices juntos. Pensé muchas alegrías, no se me ocurría ningún problema. Ahora se me ocurren varios. Viví en una piscina de lágrimas durante mucho tiempo, los días eran nublados, todo había cambiado. Un día vi que ya no me quedaban lágrimas para llorar. Afronté mis desgracias y ahora soy feliz. Soy más feliz que nunca, ya no te necesito para sonreír. Ya no necesito tus miradas. Ya no necesito tu rostro. Ni tan solo una palabra. Ya no te necesito. Soy feliz sin ti, con esto no quiero decir que a tu lado no fui feliz. Lo fui. He conseguido olvidarte y volver a disfrutar de la vida; ahora no voy a volver a pensar en ti y volver a entrar en esa burbuja triste y gris. Ya no te necesito; lo repito, soy feliz.

"La fuga" de Miguel Sánchez

Era una fría tarde en la cárcel de Soto del Real, un funcionario tenía el presentimiento de que algo malo iba a pasar. Se disputaba un partido defútbol entre los presos y todos, incluidos los funcionarios, fueron a ver elpartido. Pero hubo uno que no fue porque se dio cuenta de que faltabandos presos,  se  dirigió  a  su  celda y  no estaban,  al  instante  vio  un granagujero en la pared y se metió por él. En el agujero había un gran túnel y losiguió. Tras largo tiempo caminando encontró a los presos y los arrestó.

"Los refugiados" de Marina Osorio (Texto completo final)

Huía, como otros muchos, huía. Ninguno de nosotros sabía cuál iba a ser nuestro destino, las opciones eran escasas, o nos detenían en Turquía o conseguíamos llegar a Alemania, un país del primer mundo, un país que parecía surrealista desde la perspectiva de todos los que vivíamos la terrible guerra. Hacía ya un par de horas desde que salimos de ese mundo de violencia que parecía eterno; de repente llegamos a un cruce de caminos, los varones fueron hacia el sur, cambiando así de rumbo para llegar a las islas griegas y las mujeres y los niños al norte, siguiendo su ruta hacia Alemania.
Las mujeres y niños caminaban con rapidez; pararon en la frontera de Georgia con Turquía para beber un poco de agua, estaban sedientos. Un grupo de mujeres se acercaron a un pequeño pozo que había cerca de una granja que parecía deshabitada hasta que por el gran portón de el granero salió un hombre de una edad considerable, tenía una barba larga, blanca y descuidada, al verlo  una de las mujeres que estaba cerca del pozo acudió al hombre velozmente y con pavor, aunque con la esperanza de poder encontrar refugio en uno de los establos de la granja.

Cuando las otras mujeres vieron la desesperación que tenía su paisana por encontrar cobijo fueron a buscar la aprobación del resto del grupo, que apoyaron la idea. Unos veloces pasos se oyeron mientras los más pequeños se alimentaban y a lo lejos se vio el rostro de una bella mujer, que pronto reconocieron, era la mujer que había ido a buscar cobijo en esa finca y traía ……

"El calcetín rojo" de Rodrigo Jiménez

Una mañana fantástica, después de desayunar, observe mis pies descalzos y pensé ¿Dónde estará mi calcetín rojo que tantos recuerdos buenos me da? En un instante pensé que me estaba volviendo loco, ¡no estaré pensando como un calcetín!....Estuve desesperado tras una hora buscando ese calcetín tan especial. Pero con mi   imaginación logre encontrarlo en el maravilloso mundo de los calcetines (el baúl) para que de una vez  lograse dar con el calcetín lo que hice fue, tirarme con una pinza puesta en la nariz para que no me desmayase y rebuscar por todos los pares de calcetines sucios y mal orientes que había en ese apestoso baúl. En uno de mis desesperados momentos pensé que prefería estar descalzo antes que seguir buscando,pero al fondo se ilumino un resplandeciente color rojo que al instante me abalance  sobre el y me puse muy feliz de haberlo encontrado y todo volvió a la normalidad.

"El reencuentro. Parte 1" de África Moraga

Manuel y Elena eran hermanos. Manuel, el mayor, era rubio con los ojos azules y alto; Elena, la pequeña, castaña con los ojos marrones y bajita. Cuando montaron por primera vez en avión tenían 5 y 4 años; todo salió bien porque se portaban bien pero cuando Manuel cumplió 15 años le regalaron un viaje con su hermana a Buenos Aires para visitar a su familia. La hermana tenía 14 años y se portaba bien. El día 3 de agosto se fueron solos a Argentina sin sus padres. Cuando se dirigían hacia la puerta se pusieron a pelear y se confundieron de vuelo y se fueron a Rió de Janeiro. Tenían que estar con su familia el día 10 de agosto, porque sus padres iban a ir ese día y estaban a casi 2800 kilómetro de distancia.

Crítica de "Eliminado" de Paula Contreras

Esta fue una película que vi hace unos meses en el cine, con una amiga mía; opinamos que no es muy buena.Ya que salen hechos que ocurren en la vida real, como el acoso escolar, que puede "jugar" con los sentimientos de aquellas personas que desgraciadamente lo sufren.De igual manera, salen otras escenas que también ocurren de verdad, como subir vídeos a las redes sociales en la que intimidan a otra persona.Y todo esto puede ocasionar el suicidio de la persona afectada.

"Los aliens" de Juan Gozalo

Eran las 9:00 pm y Pepe salió a jugar al futbol con sus amigos: Guillermo, Borja y Javier. Pero pasó algo extraño…… De repente vieron una luz muy desconcertante que les ilumino y era un OVNI y empezaron a elevarse, cuando llegaron al OVNI se abrió una gran compuerta y entraron dentro. A unos cuantos pasos apareció un pequeño alienígena con tentáculos y empezó a gritar llamando a su padre, cuando vino el padre encerró a los cuatro amigos dentro de una gran jaula, pero Pepe se dio cuenta de que hablaban el mismo idioma.

"Viernes" de R.J.

¡Ay! Amaneció nublado
hoy amenaza con tormenta.
Me espera un día pesado
la clase pasa muy lenta.

¡Ay! Ya no he desayunado
desde las once estoy hambrienta
sin haberme alimentado
ahora mi hambre acrecienta.

¡Ay! El timbre ya ha sonado
corro hasta donde la venta.
¡Genial! No se han terminado
compro el bocata contenta.

¡Ay! Un día ajetreado
que tarde más suculenta
el pelo ya esta alisado

voy a buscar la vestimenta.

"El olvido" de Alejandro Díez

Era una mañana de domingo, cuando Antonio se levantó, desayunó y se vistió. Se fue a jugar con sus amigos y no volvió hasta la hora de comer. Terminó de comer, recogió la mesa y se fue, otra vez, con sus amigos. Estaba con sus amigos hablando de los deberes de cada uno, cuando Antonio se acordó de los suyos y salió escopetado hacia su casa. Llegó y ya era hora de cenar.
Al dia siguiente, se fue al colegio pensando en los negativos que le iban a poner. Llegó al colegio y, recordó que tenía una excursión.

"Un mundo mejor" de Alba Amelibia

El mundo es un sitio al que todos y cada uno de nosotros pertenecemos. En este mundo podemos ser de distintos países pero somos el mundo y somos diferentes. Unos bajitos, altos, de color sin color... ¿y qué hay de malo en ser bajito o en ser de color? Unidos somos un mundo mejor un mundo sin fronteras.
Entonces de qué nos sirve insultar o pegar a alguien de color, como es de color lo pegamos, si es bajito lo insultamos si es es alto le miramos mal... Nada de eso sirve. Seremos un mundo unido si dejamos a un lado las peleas y los insultos.
Juntos podemos conseguirlo y lo haremos. HAY QUE LUCHAR POR UN MUNDO MEJOR, NOSOTROS PODEMOS.

domingo, 27 de septiembre de 2015

"El examen" de Alejandro Vigara


Me levanté de la cama, con esperanza de superar otro nuevo día de colegio.
Era martes, hacia frío. Estaba bajando las escaleras para ir a desayunar cuando me acordé de que esa misma mañana tenía que asistir al examen de historia. No había estudiado nada y no tenía tiempo para darle un pequeño repaso.
Bajé, desayuné y salí corriendo hacia el colegio. Tan sólo se encontraba a una manzana de mi calle. Llegué rápido para el examen. Lo hice con mucha inseguridad. Lo terminé, se lo entregué al profesor y me dirigí de vuelta a casa.
A la mañana siguiente, nuestro profesor nos dio las notas. Como era obvio, suspendí. Me sentí muy mal conmigo mismo, pero lo peor iba a ser contárselo a mi madre.

viernes, 25 de septiembre de 2015

"El trabajo" de Eva Turmo

Era una típica tarde en la que Eva se encontraba haciendo sus deberes; el profesor de Lengua les había mandado hacer un relato para publicar en su blog. Eva, sabiendo que le quedaba poco tiempo para entregar el relato, pidió un deseo. Y... Adivina qué pasó... ¡Nada! Esto fue lo que hizo que Eva se tuviera que dejar la cabeza haciendo un relato corto. Pero como creía que todos sus borradores eran demasiado infantiles, acabó escribiendo la historia de cómo hizo el relato, esperando que esto sumase puntos por originalidad e innovación.

miércoles, 1 de julio de 2015

"Dos pájaros de un tiro" de Adrián Muñoz

Nací un 6 de octubre de 1840 , mis padres eran granjeros y a los pocos años tuve que empezar a trabajar con ellos ,yo no era muy feliz pero es lo que me tocaba mi familia era de una clase social baja por lo tanto con poco dinero.
A los 14 años conocí a una mujer muy guapa tenía una melena rubia y unos ojos azules como el cielo , el problema es que ella pertenecía a una clase social más alta su padre era un hombre de negocios muy conocido en la ciudad . Ella era mi amor platónico pero con la edad se me pasó la tontería  y empecé a plantearme mi futuro, yo no quería ser como mi padre , quería entregarme a los demás y a Dios pensé que hacerme sacerdote me ayudaría a estar tranquilo y en armonía , así que estuve estudiando y conseguí ser sacerdote ,cuando conseguí mi meta abrí la mente y pensé que si me iba a ayudar a los pobres de diversos países podía aprovechar para salir del mío y empezar a ver mundo, asique así lo hice viaje por todo África y me dieron ganas de estar en otros lugares ví que a esas personas que no tenían nada les podíamos hacer disfrutar de la vida solo con nuestra presencia , mas tarde viajé a Asia la gente allí era más cerrada pero pero eso solo fue durante un tiempo hasta que se familiarizaron. Cuando llegué a Sudamérica pensé que las cosas iban a estar mejor y me dí cuenta de que no, pero este sin duda fue mi viaje preferido pude disfrutar más de los niños y divertirme más , en este viaje me nombraron cardenal de Brasil , y aquí me he quedado  a vivir porque este país es como mi casa.

Ahora solo le puedo dar las gracias a Dios y a la iglesia haberme dejado viajar por diversos países , yo recomiendo que lo intentéis porque es una experiencia muy bonita donde conoces a gente estupenda y además ayudas a los demás que es lo más bonito del viaje.

domingo, 14 de junio de 2015

"La nieve" de Candela Rodríguez

LA NIEVE

Lo blanco está sobre lo verde,
y canta.
Nieve que es fina quiere
ser alta.
Enero se alumbra con nieve, si verde,
si blanca.
Que alumbre de día y de noche la nieve,
la nieve más clara.
¡Nieve ligera, copo blando,
Cuánto ardor en masa!
La nieve, la nieve en las manos
y el alma.
Tan puro el ardor en lo blanco,
tan puro, sin llama.
La nieve, la nieve hasta el canto
se alza.
Enero se alumbra con nieve silvestre.
¡Cuánto ardor! Y canta.
La nieve hasta el canto -la nieve, la nieve-
en vuelo arrebata.

"Me voy de vacaciones" y "Es verano" de Candela Rodríguez

                                                   Me voy de vacaciones                                                  

Me voy, me voy, me voy
de vacaciones,
ya tengo preparado
mi bañador.
El cole se acabó;
qué divertido
es jugar a la pelota
y tomar el sol.
Monto en bicicleta,
nado como un pez,
leo muchos cuentos,
juego a la ajedrez.
-----




Es Verano
Es verano y brillan las flores;
es verano y hace calor;
en verano está azul el cielo
y el colegio ya terminó.

En verano vamos al campo
y a la playa en bañador;
en la playa nadamos mucho
y nos damos un chapuzón.

A mí me gusta el verano.
a mí me gusta que haga sol,
me gustan los helados
de vainilla, fresa y limón.

A mí me gusta el verano.

"Mi amiga Paloma" de Candela Rodríguez

Paloma es mi mejor amiga, nos conocimos en clase de natación, y no
estudiamos en el mismo colegio, es muy alegre, divertida y positiva,
nos parecemos mucho y nos reímos a carcajadas, cuando voy a su casa
jugamos al Trivial y al Monopoly, y siempre nos gana su hermano
Antonio (jajaja),  que tiene diecisiete años, es muy listo quiere
estudiar para ser Ingeniero Aeronáutico (madre mía que difícil que no
se caiga un avión), nos ayuda a preparar los exámenes de matemáticas y
Paloma me comentó el otro día que es tan amable porque le gusto un
poco, pero aunque es divertido coquetear soy todavía muy pequeña y me
tengo que centrar en los estudios.

Los hermanos Pérez tienen un perro enorme, es un pastor alemán que se
llama Ulises por la fuerza que tiene, pero luego es muy dócil y
cariñoso y juega mucho con nosotros en el jardín y en el parque, un
día fuimos hasta la ermita de los Remedios y lo pasamos bomba, jugando
al escondite, a la pelota, y al pañuelo después merendamos tortilla y
pimientos.

Aunque tengo una familia estupenda, que me quiere, me protege y me
ayuda en todo, también es muy importante tener amigos para contar
confidencias, ir al cine, al parque de atracciones y pasar fines de
semana divertidos.

A los amigos hay que cuidarlos mucho, son como las plantas sí no se
riegan se mueren, pero tampoco te puedes llevar bien con todo el
mundo, aunque siempre tratar a todos con respeto.

No quiero que se pongan celosas el resto de mis amigas y mis
compañeros de colegio, me lo paso muy bien con ellos y los mando un
saludo.

viernes, 29 de mayo de 2015

Descripción de imagen publicitaria, por Luis Gómez


En esta imagen se puede apreciar una botella de la que salen muchos elementos sobre un fondo rojo. Esos elementos se caracterizan con un significado muy especial para el consumidor, pueden ser como por ejemplo el “patito”, que puede indicar al consumidor un recuerdo al pasado, cuando eren pequeño; también puede atraer a los consumidores más jóvenes.
Este anuncio va dedicado a todos los consumidores, ya que todos los dibujos que están pintados en el panel son aficiones de cada uno de nosotros.
El color rojo en este panel es muy importante porque es un color muy llamativo y puede provocar una sensación de placer.
Por ejemplo, el globo puede representar fiestas o celebraciones. Lo que intenta el anuncio es convencer para que se beba su producto en estas situaciones.
También la guitarra tiene un significado muy especial, porque la música que creas con ella te hace sentir feliz, y lo que transmite es felicidad al consumidor al beber la bebida.
La nube puede transmitir varias cosas, como un sueño o unos comentarios de unas personas hablando de algo. Lleva a cabo un sentimiento de alegría o de satisfacción porque soñar y hablar con personas es bueno para lo social.

En conclusión, la Coca-Cola es un refresco que te transmite felicidad a las personas, con las que lo beben como para quien lo vea.

"Sin respuestas" de Sofía Hernando


1 de abril de 2011, eso marca mi reloj pero… ¿Qué me está pasando? ¿Dónde estoy?
No puedo recordar nada, todo es nuevo para mí y no sé por qué. Tengo la mente en blanco y no sé qué hacer ni qué ha pasado.  Me levanto de la cama, preguntándome qué hacía en ese lugar y cómo podría salir de allí. Al fin, encuentro la salida y, en la calle, veo que toda la gente está igual, me preguntan quiénes son, qué hacen aquí y por qué no recuerdan nada de su vida.
Es como si hubiésemos nacido otra vez.
Volví a entrar en la casa para ver si encontraba alguna pista sobre mí mismo. En un cajón, dentro de un calcetín rojo, encontré una carta con la que, al menos, supe cómo me llamaba: Guillermo. Supuestamente ese era yo. La carta me la mandaba María, parecía que era mi novia pero no estaba muy seguro. Pensé que lo mejor sería irme de aquel lugar ya que la mayoría de las personas no supieron seguir sin sus propios recuerdos. Cogí algunas provisiones para el viaje y, antes de irme, me pasé una hora buscando el calcetín rojo otra vez para ver si dentro había algo más sobre mí o alguna pista pero, por desgracia, no encontré nada más.
Conseguí salir de la ciudad, sin rumbo, cada vez había menos personas en la calle, era muy difícil seguir viviendo de ese modo, sin nada más por lo que luchar que no fuese encontrar alguna respuesta.
Sigo andando y a lo lejos veo un brillante baúl sin nada alrededor; me acerco con miedo, pensando qué podría haber dentro, lo abro con cuidado y ahí dentro estaban todos los recuerdos de todo el mundo, escritos sobre un papel infinito como si de la carta a los reyes magos de un niño de 5 años se tratase.