Buscar en este blog

Envía tus textos a

ENVÍA TUS TEXTOS A literablog@yahoo.com

sábado, 23 de abril de 2016

"El médico" de Noah Gordon (Resumen por capítulos), realizado por Eva Turmo


Capítulo 51: “La confidencia”
Mirdín no estaba contento porque Rob se había casado con una europea; Karin estaba todo el día de fiesta con los nobles por haber ganado la carrera.
Un día Rob se presentó en casa de Mirdín y le dijo que su esposa era cristiana, Mirdín guardó e secreto porque no quería perder la amistad de Rob.
Capítulo 52: “La formación de Jesse”
Poco a poco y con ayuda de Mirdín, los judíos del barrio aceptaron a Rob y a Mary. Rob acudía a la sinagoga Casa de la Paz y danzaba en las procesiones, estudió los mandamientos y disfrutaba escuchando las leyes judías.
Aquel año estudiaba a Galeno y era aprendiz de cirugía de Al-Juzjani.

Capítulo 53: “Cuatro amigos”                                                
Habían transcurrido siete meses sin que Rob recibiera ningún mensaje real, lo que lo llenaba de alegría, pero una mañana el Sha mandó a unos soldados a buscarlo.
Mirdín también había sido invitado. Los esperaba Karín que era el compañero predilecto del Sha.
En la caverna secreta del Sha, los cuatro se relajaron en las aguas tibias y sulfurosas.
Cuando volvieron a palacio, el Sha decidió hacer ostentación de su compañía y gritó ante todos sus cortesanos que eran cuatro buenos hombres amigosRob pasó dos semanas con los maestros farmacéuticos aprendiendo a mezclar brebajes para embotar a los pacientes y poderlos operar sin las convulsiones, estremecimientos, quejidos y gritos de dolor. Todos estos brebajes eran preparados a base de opio.
Rob practicaba día tras día amputaciones, extirpaba almorranas, aligeraba venas varicosas; Juzjani le decía que tenía un don para cortar carne.

Capítulo 54: “Las expectativas de Mary”
Rob ya no sentía atractivo por la cirugía tras realizar una serie de castraciones.
Mary se había quedado embarazada y Karin y Mirdín estaban terminando sus exámenes médicos.

Capítulo 55: “El dibujo de un miembro”
Ibn Sina quería enseñar al mundo las cualidades que tenían los médicos que estudiaban en sus escuelas o universidades, así que cuando vinieron los examinadores a “la Gran Teta”, examinaron a Mirdín, Jesse y Rob.
Mirdín dejó fascinados a los examinadores, pero Rob fue un poco más original a la hora de responder las preguntas; cuando Juzjani le preguntó cómo tratar una rodilla fracturada, Rob dijo que haría un dibujo para explicarlo. Todos se horrorizaron, pero Rob siguió dibujando, cuando terminó el dibujo lo pasó a los examinadores que vieron sorprendidos que el miembro dibujado era el miembro de un árbol, un nudo en la madera hacía las veces de articulación de la rodilla.

Capítulo 56: “La orden”
Rob y Mirdín pasaron los exámenes, pero como Mary estaba embarazado no podían volver a Inglaterra. Cinco días más tarde de que pasaran el examen, el sha les mandó a ir a una expedición a la India; dejó a Mary con unos vecinos y le dijo a Ibn Sina que si no regresaba que mandase a Mary a Inglaterra.

Capítulo 57: “El camellero”
Rob, Mirdín y Karin iban montados en camellos sementales y el sha en un elefante. Se dirijían a Shiraz, la ciudad de la plaga, y les recibieron con los brazos abiertos, porque gracias a ello ya no quedaba ningún brote de la plaga.

Capítulo 58: “La India”
Ya había pasado un mes desde la partida de Ispahán y ya por fin estaban en territorio indio; Rob y Mirdín fueron de espías para ver cómo de defendida estaba la ciudad que planeaban atacar, había novecientos soldados. Cuando le comentaron las cifras al sha, este no estaba contento ya que sus espías anteriores le habían dicho que la ciudad estaba muy mal defendida; pero atacaron igualmente.

Capítulo 59: “El herrero indio”
En el fragor de la batalla, los hombres combatían con furia, todos atrapados en la misma carnicería. Rob y Merdín a partir de ese momento olvidaron la carnicería y comenzaron a esforzarse como médicos.
Entrada la noche, cuando terminó la última refriega, los espadachines persas aniquilaron a todos los enemigos heridos. Rob, Mirdín y un puñado de soldados, recogieron del campo de batalla a los persas que aun podían salvarse y los llevaron a una casa para tratar las heridas con aceite caliente, coserlas y vendarlas. También curaron a cuatro elefantes heridos.
Los soldados seleccionaron los elefantes que se llevarían de Mansura y decidieron seguir hasta Kausambi, una aldea situada a tres días al norte de Mansura, donde vivía un herrero indio que hacía espadas de un precioso acero de dibujos en espiral muy resistente. Ala apresaría al herrero y lo llevaría a Ispahán para fabricar armas que lo ayudarían a derrotar a sus vecinos.
En kausambi los soldados indios se internaron en el bosque y atacaban a los persas en el camino, murió el capitán de las Puertas Khuff y en la última batalla cuando volvía con unos heridos, un indio mató a Mirdín de hachazo. Rob tenía la mente en blanco y se movía como si estuviese borracho, Mirdín ya no estaba allí. Perdió la conciencia de que su amigo había muerto, se inclinó sobre la gran herida en el pecho y logró curiosear abriéndola un poco con las manos. Por primera vez tuvo acceso a las vísceras de un hombre y tocó un corazón humano.

Capítulo 60. “Cuatro amigos”
Enterraron a Mirdían y mandaron una carta a Ispahán diciéndole a su esposa que este había muerto; el sha no asistió al entierro porque estaba celebrando la victoria.
Ya de vuelta en casa Mary ya había tenido al hijo y cuando Rob preguntó por la esposa de Mirdín, esta le dijo que había cogido a sus hijos y se había marchado de loa ciudad.Capítulo 61: “El nombramiento”
Ibn Sina nombró a Rob como su asistente. Mary se alegró por él, pues además de un buen salario contaría con prestifio y respeto.
Le hicieron hacer la circuncisión a su hijo, dándole por nombre Mirdín Ben Jesse. Cuando todos los judíos se fueron, Rob y Mary le bautizaron y le llamaron Robert James Cole.

Capítulo 62: “La recompensa”
Rob aprendía y aprendía con Ibn Sina e incluso por operar del estómago a la esposa del herrero indio, este le fabricó unos utensilios médicos.
El sha le ofreció uan casa más grande pero Rob la rechazó.

Capítulo 63: “Un dispensario en Idhaj”
El sha era un adicto a la bebida y cuando le ofreció de nuevo una casa y Rob la volvió a rechazar Ibn Sina le dijo que se fuese tres días al sur si no quería ser hombre muerto, Mary se ofreció al sha para que no matase a su marido y pudiesen seguir viviendo una vida tranquila.

Capítulo 64: “La beduina”
Una mañana un beduino llevó a su hija Sitara al Maristan, estaba con la enfermedad del costado, Rob hizo todo lo que pudo, pero la niña beduina murió a los tres días. Rob repasó todos los detalles de la enfermedad, los comparó con los del niño y los de su suegro que murieron de lo mismo, pero no encontró ninguna similitud, no obstante los tres habían muerto del mismo modo.
Cuando comentó todo esto con Ibn Sina, este le dijo que abriera un cerdo y estudiara el enigma, porque debía practicar la cura de las enfermedades dentro de las reglas de la religión y la voluntad general de los hombres.

Capítulo 65: “Karin”
Karin y despina fueron acusados de adulterio así que fueron condenados a muerte, Rob le pidió al sha que lo ayudara y este no quiso, así que después del funeral fue Rob a la casa del sha y le gritó: “Indigno”
Capítulo 66: “La ciudad gris”
Ispahán se convirtió en un lugar triste y vulgar donde vivir.
Rob intentó curar aún anciano que tenía dolor de costado, este murió y Rob quiso diseccionarlo, pero no encontró libros donde le enseñasen, porque la mayoría habían sido destruidos por los romanos.

Capítulo 67: “Dos recién llegados”
Cuando Mary, que estaba en avanzado estado de embarazo, se enteró que había llegado un europeo a Ispahán, le pidió a Rob que lo invitara. El inglés llamado Bostock, acudió a la casa de Rob donde lo abrumaron con preguntas sobre Escocia y Londres.
Cuando Bostock se fue, Mary le preguntó a Rob si alguna vez volverían, Rob le contestó – claro que volveremos.
Mary dio a luz un robusto niño al que bautizaron con el nombre de Thomas Scot Cole.

Capítulo 68: “El diagnóstico”
Qasim llevaba dos meses en el hospital debido un dolor en el costado, Rob le daba panacea y de esa forma sus dolores se iban.
El Visir se fue de la ciudad.

Capítulo 69: “El cuarto de Qasim”
Una noche Rob se quedó con Qasim para ver las características de la enfermedad, cuando Rob le cogió las manos se dio cuenta de que Qasim iba a morir; unas horas pasaron y cuando Qarim murió, Rob lo bajó al sótano lo abrió y vio que la causa de la enfermedad era que en el Hígado había una cantidad enorme de pus, lo que provocaba que el hígado de inflamase; lo cosío y lo dejo en la cama a la mañana siguiente, como si nada hubiese pasado.

Capítulo 70: “El error de Ibn Sina”
Rob siguió abriendo a muertos y luego los enterraba, pero se dio cuenta de que Ibn Sina se había equivocado, nuestro interior no era igual al de los cerdos, Rob sintió furia porque creía que todos esos años de estudio no le habían servido.

Capítulo 71: “El hombre transparente”
Se aproximaba un ejército a la ciudad, en este había soldados afganos de Ghazna, pero se detuvo en los muros de la ciudad; todavía no había indicios de
guerra. Rob seguía con sus investigaciones comparando al humano con el cerdo; Rob comparaba todo pero le interesaba más la enfermedad del costado abdominal.

Capítulo 72: “La casa de Hamadhan”
La guerra estaba librándose; pero a Rob y a un compañero le llegaron noticias de que Ibn Sina estaba en muy mal estado, cuando llegaron a su casa en Hamadhan,Sina los nombró los nuevos príncipes de la medicina; Rob lo cogió de las manos y se puso muy triste porque notaba muy poca vida.

Capítulo 73: “El rey de reyes”
Para celebrar que ahora eran los príncipes de la medicina cenaron unos melones en casa de Rotun bin Nasr.  El Sha apresuraba al herrero Dhan Vangalil para que realizara armas para sus soldados, porque pensaba frente a la enfermedad de Mahmud Rey de Ghazna enfrentarlo en guerra y apoderarse de ese territorio. Por su parte Mahmud pensaba lo mismo de reino del Sha. Sin embargo, uno y otro, desde muy jóvenes se respetaban y se vigilaban mutua y celosamente y ninguno de los dos iniciaba o intentaba la guerra.

Mary y Rob acordaron fugarse a Londres.