Buscar en este blog

Envía tus textos a

ENVÍA TUS TEXTOS A literablog@yahoo.com

martes, 12 de abril de 2016

"El médico" (Resumen por capítulos) por Eva Turmo

Capítulo 39: “Ibn Sina”
La primera mañana de estudiante fue muy interesante para Rob, ya que el edificio le parecía una gran teta, así que ‘Gran Teta’ se llamó.
Un estudiante le dio un recorrido por el hospital y le dijo que iba a tener veintisiete compañeros estudiantes; además le contó un poco acerca del funcionamiento de las instalaciones, en el hospital las mujeres trataban a las mujeres y los hombres a los hombres, también le enseñó una biblioteca con más de cien mil libros.                                                                                                Por la tarde Ibn Sina le acompañó y le dijo que además de estudiar medicina, tendría que estudiar filosofía, derecho y teología.

Capítulo 40: “La invitación”
Todas las mañanas Rob era dspertado por el sol naciente, a esa hora la ciudad ya estaba en pleno movimiento.
La primera clase a la que acudió Rob fue a una de anatomía, impartida por  Ibn Sina, en la que abrieron aun cerdo, el cual estaba lleno de tumores.
En la ronda cde ver a los enfermos Rob predició que un hombre moriría, y así fue; los demás estudiantes pensaron que fue una simple coincidencia, pero Ibn Sina lo invitó a almorzar a su casa y le contó que él tenía el mismo don, pero más debilitado. Rob le pidió un libro sobre el ojo humano, y Ibn Sina sonriente se lo dejó.

Capítulo 41: “La Maidan”
La sinagoga era una buena forma de empezar el día para Rob, los cánticos le tranquilizaban; después iba a dar sus clases en ‘la Gran Teta’ y poco a poco iba mejorando sus conocimientos médicos. Era un entusiasta del estudio, y como los animales le daban trabajo, decidió venderlos para así decicarle el tiempo, antes utilizado en los animales, al estudio.

Capítulo 42: La diversión del sha”
Los días pasaban en ‘la Gran Teta’ e Ibn Sina estaba muy interesado en la orina, así que ser pasaron varios días sacando hipótesis acerca de sus características.
El sha lo invitó un día a su casa para que le contase cómo era Inglaterra, Rob le contestó todas sus dudas. Incluso, jugaron a una especia de guerrilla subidos en ponis y con palos largos. Rob estaba asombrado por las diferencias que había entre Inglaterra y Persia.

Capítulo 43: “La comisión médica”
La peste había llegado a la ciudad más grande de Anshan, Shiraz.
Mandó a varios estudiantes y médicos para combatir la peste; por el camino dieron sepultura a varios cadáveres y se lavaban con vino y vinagre. Los aldeanos dijeron que la peste la habían traído los pasores asesinos de las montañas. A medio camino la patrulla se separó porque había tres médicos cobardes los cuales no querían verse afectados por la peste. Los cuatro sobrantes siguieron su camino.

Capítulo 44: “La peste”
Llegaron a la ciudad y las cifras de los muertos iban aumentando significativamente, entonces Rob decidió estudiar la peste y sus causas, haciéndolo se dio cuenta de que:
- Alguien estaba contagiado cuando tenía una leve fiebre y dolor de cabeza.
- Días más tarde aparecía una buba consecuente de vómitos de sangre.
- Cuando la buba apareciese, el paciente sólo tenía dos días de vida.
Rob se contagió de la pese y sus otros dos compañeros lo ayudaron a recuperarse ya que habían encontrado una solución para la peste; la cual consistía en reventar la buba y drenarle. Tras diez días de recuperación, Rob volvió con los otros dos compañeros; habían emprendido le viaje ocho y sólo tres regresaban.

Capítulo 45: “Los huesos de un asesino”
En su regresó Ibn Sina los puso en cuarentena durante un mes para asegurarse de que la plaga no se extendiese.
Rob continuó con sus clases pero un día sobornaron él y Bakín Jalal-Ul-Din, especialista en huesos, quienes desenterraron un cadáver para estudiar e investigar el cuerpo humano.

Capítulo 46: “El acertijo”
Rob decidió que durante seis semanas dejaría de asistir a clases, salvo a las de derecho, ayudaría a Karín para sus pruebas, además ayudando a Karín se estaría preparando para sus propias pruebas.
Ibn Sina, mandó llamar a Rob para que viera a su primera esposa Reza, Rob le cogió las manos y le dij o a Ibn Sina que era cuestión de días su muerte.
Por la noche llamó a su puerta el eunuco Wasif, para decirle que la segunda esposa de Ibn Sina, Despina, lo llamaba. Rob acudió y se encontró con una mujer persa de rostro encantador.

Renza murió, Rob esperó una semana y fue a ver a Ibn Sina, estaba triste pero sereno, le dijo a Rob que para ser un buen médico tenía que estar en condiciones de responder a un acertijo que carecía de respuesta.
- Cuál es la pregunta?  Inquirió Rob, pero el anciano sonrió en medio de su pesar.
- Tal vez algún día lo descubras. También forma parte del acertijo.

Capítulo 47. “El examen”
Mirdín Y Rob estaban esperando a que Karin terminara las pruebas para convertise en médico; Cuando salió los tres se abrazaron; había pasado la prueba: Karin los invitó  a su casa a cenar y Rob aprendió muchas cosas sbre la cultura en  la que él vivía ahora.

Capítulo 48: “Una cabalgata por el campo”
El sha invitó a Rob a una cabalgata; él acepó pero resulta que había caído en una trampa del sha para confirmar si Rob era verdaderamente leal; Rob no tuvo más remedio que jurarle lealtad.
Karin competúia en carreras porque quería in calaat.

Capítulo 49: “Cinco días al oeste”
Rob preguntó a una caravana que pasaba si había algún brote de peste nuevo; le dijeron que no, pero sí que había un viajero cristiano en muy mal estado en una ciudad a cinco días.
Cuando llegó los viajeros cristianos no eran otros que Mary y su padre; Rob intentó salvarlo pero no pudo, Cullen murió. Rob y Mary decidieron casarse así que emprendieron el viaje de regreso a Ispahán. Rob vió a los pastores asesinos dirigiéndose a Ispahán.

Capítulo 50: “El Chatir”
Rob visitó al Sha para informarle sobre los seljuices que había visto en el camino en compañía del Visir.
Las mujeres judías de la colonia trataban a Mary con frialdad por ser europea.
El chatir comenzó y Karím participaba, había toda clase de gente en la carrera. Rob y Mirdín lo estaban asistiendo. Cada vez que pasaba por la Madraza alzaba la mirada para mirar a la mujer de la que estaba enamorado, Despina, la segunda esposa de Ibn Sina. En el camino los corredores iban abandonando la competencia con los pies sangrantes, solo quedaban seis corredores.
Karín hizo las ciento veintiséis millas u las doce vueltas. Cuando terminó la carrera todo su cuerpo estaba insensible, pero el Sha lo esperaba y la multitud lo aclamaba.,
El premio por ganar la carrera era de quinientas piezas de oro y el nombramiento honorario, aunque muy bien pagado de jefe de los Chatirs.