Buscar en este blog

Envía tus textos a

ENVÍA TUS TEXTOS A literablog@yahoo.com

martes, 8 de octubre de 2013

"Sueño" de Mireia Rocas


Suena el timbre, los niños salen corriendo por la puerta principal, van  a los brazos de sus madres, estas les abrazan con mucha fuerza dándoles la merienda que les tienen preparadas. Camino hacia casa observando las calles de este pequeño pueblo, atravieso un puente que pasa por un río, y me pongo a caminar por aquella pradera; la lluvia empezó a caer, mi casa estaba en lo alto de una colina, así que la distancia del colegio a casa era larga. Andaba por  el bosque mirando a todos lados; en ese momento estaba sola, lo único que me acompañaba era mi vieja mochila a cuadros. Mientras miraba el cielo, rayos y truenos sonaban, no había ningún hueco azul. En aquel cielo grisáceo, traté de correr a algún sitio donde poder refugiarme, me resbalé y me golpeé contra una piedra, quedé inconsciente durante varios minutos. Al abrir los ojos observé el cielo, ya no había nubes, ni truenos en el cielo, y tampoco estaba la piedra donde me golpeé. Todo era extraño. Me levanté y observé el sitio; era maravilloso, bonito, no había ninguna palabra que pudiera definir todas aquellas sensaciones que me producía aquel lugar. Una enorme cascada caía desde arriba de una montaña, una montaña aparecida de la nada, un sitio que apareció en medio de mi camino, un lugar "mágico". A medida que avanzaba todo me parecía más extraño; delante de mí había un enorme puente que cruzaba aquella cascada. De repente oí una voz que me llamaba; Laia, Laia, Laia... Un señor mayor avanzaba rápidamente hacía mi; una mirada inquietante, y siniestra. Me hicieron correr a toda velocidad. Atravesé el puente rápidamente hasta llegar a un barranco. Consiguió alcanzarme rápidamente con su viejo bastón, me miró y ... acto seguido desperté en mi cama. ¿Habría sido un sueño? ¿Todo aquello sería obra de mi imaginación? Bajé a desayunar, papá no estaba, suponía que habría salido a hacer un recado. La casa estaba fría, coches de policía patrullaban la zona con alta vigilancia. Extrañada por la situación encendí la televisión con el fin de entretenerme un poco, puse el canal de noticias, papá aparecía junto a dos policías. Subí el volumen de la televisión, el periodista declaró un informe ante el publico diciendo: La niña de 14 años llamada Laia Hills, ha sido encontrada en el barranco en el bosque de Meridian; la caída provocó su muerte inmediata. Los forenses están examinado cómo pudo ocurrir tal desgracia; hasta ahora tienen una única pista, un viejo bastón de madera.