Buscar en este blog

Envía tus textos a

ENVÍA TUS TEXTOS A literablog@yahoo.com

martes, 7 de enero de 2014

"La última palabra. Parte 4" de Celia Álvarez

La mayor parte de los días eran iguales. Aburridas clases de defensa personal, muchas tareas comunitarias, pocas horas de sueño y una alimentación bastante modesta. Por suerte no todo eran desgracias, estaban Rose y su prima Catherine, a la que conocí poco después. Catherine era, al contrario que Rose, increíblemente extrovertida y con un carácter único. No se cortaba ni un pelo en decir las cosas. Así que, por lo general, era una nueva vida llevadera.
No obstante, conforme pasaban los días, la presencia de Rose me hacía sentirme inseguro. Mis palabras eran torpes y mi corazón se desbocaba cada vez que me daba la mano. Intentaba mostrarme normal, pero era algo imposible. ¿Qué me pasaba? Esa era una pregunta que me torturaba. Cada vez que miraba a Rose, pensaba: “Solo somos amigos”. Pero cuanto más me decía eso, menos me lo creía.
Lo curioso fue que no solo yo estaba al tanto de mi inseguridad. Catherine también se dio cuenta. Cierto día me lo dijo, no recuerdo las palabras exactas, pero fueron directas. Entonces, se produjo un incómodo silencio entre los dos, hasta que añadió: “Por suerte lo que sientes es algo correspondido.” Me quedé mirándola, sin creérmelo del todo.
“Eso… es imposible, -me decía mentalmente- yo no soy la clase de chico del que se enamoran las chicas y menos, las guapas. ¡Ni siquiera soy de los del montón, yo estoy por debajo! ¿Qué tengo de especial? Por otro lado, tampoco creo que Catherine me esté mintiendo.”
De todas formas, Catherine me pido que hablara con su prima. Y me convenció. Esa misma noche, Catherine nos dejó asolas a los dos. Dimos un paso por los alrededores del campamento, llegamos a un claro, nos detuvimos y contemplamos las estrellas. Miramos al cielo hasta que ya no puede soportar más el secreto y se lo dije absolutamente todo. Le revelé mis sentimientos. Ella no mi interrumpió, se limitó a escucharme y a sonreír. Cuando terminé, empezó a surgir un incómodo silencio, que terminó con el roce de sus labios junto a los míos. Aquello era la respuesta que necesitaba, el sinónimo de otras noches así (y mejores) y el inicio de una historia común.

Por desgracia, cada principio viene acompañado por un final y el de la historia que acabábamos de empezar Rose y yo, estaba demasiado cerca, más de lo que ninguno de los dos imaginábamos y deseábamos. El tiempo empezó a correr en nuestra contra.

No hay comentarios: