Buscar en este blog

Envía tus textos a

ENVÍA TUS TEXTOS A literablog@yahoo.com

sábado, 23 de abril de 2016

"Diario de una persona normal" (Parte 4) de Eva Turmo

Martes 17
 ¿Qué tal diario? Yo mal, gracias por preguntar. Hoy tengo treinta y siete grados centígrados de fiebre. (Seguramente sea porque ayer acumulé tanta ira que estuve a punto de explotar y me entraron migrañas.) Mi madre me ha dado Dalsi y me ha dicho que tire para el cole. (Vaya madre... Aviso para mi madre cotilla: deja de leer mi diario mamá, ayer me diste un discursito sobre que no tengo que copiar en los exámenes, y yo te doy un consejo mamá, ya sé que mi vida es digna de una telenovela, pero necesito privacidad. Además, te avisé el primer día, te dije que si leías mi diario me empezaría a gustar Justin Bieber, adivina quién me gusta... ¡JUSTIN BIEBER! Como dicen los viejos y no tan viejos en el pueblo, quien avisa no es traidor.)
Bueno, a lo que iba. A primera hora he tenido que irme a la enfermería para perderme la clase de Matemáticas. La doctora, Doña Sofía, me ha dicho que debería irme a casa para no contagiar a otros niños. Y me pregunto yo, ¿cómo narices se contagia un dolor de cabeza? Pues eso que nuestra enfermera se podía haber sacado el certificado de enfermera en su casa en un programa de Internet, total, todo ahora se puede sacar por Internet. Así que llamaron a mi madre para preguntar si me podía ir a casa, pero ella dijo que no, que estaba trabajando y que no podía dejarme con nadie. de verdad...
A segunda hora tuvimos Inglés y Agatha explicó el presente continuo, ya que se lo sabía de memoria. O como dice ella: " Present continous". Eso me sonaba a hebreo, pero ella decía que era inglés, ya decía yo que no era una buena estudiante, si ni sabía diferenciar dos idiomas. ¡Ja! 
Después en la tercera hora tuvimos Educa, jugamos al fútbol y me dieron un balonazo en la cara, pero nadie se disculpó, ¿por qué alguien se iba a disculpara con un zombie andante? Era yo la que estaba en medio.
Luego tocaba recreo y por suerte mi madre no me metió en la mochila una manzana, me metió aire, mejor aire a gusanos pensé yo, me equivocaba... Durante las dos horas siguientes me estuvo sonando la tripa de mala manera, los demás niños pensaban que me estaba tirando pedos, genial... Mi reputación (si es que tenía) estaba empeorando, y no quería que me pusiesen un mote, no, Dios mío si existes evita que me pongan un mote. ¡PORFI! Incluso la profe se Ciudadanía me miraba mal. 
A la hora de la comida tuve que engullir una sopa de verduras y un filete de pavo, pero como comprenderás, eso no me saciaba. Así que tuve que robar patatas fritas de los profesores y muuuucho pan.
Por la tarde vino mi madre a buscarme con una cara de preocupación, y cuando vio que estaba pálida preguntó a la cocinera que si tenía Dalsi. (mi madre me estaba drogando, ¿para qué necesitaba yo tanto Dalsi? Bueno pues eso que mientras mi madre se pasaba con las cantidades de Dalsi que tenía que poner en la jeringuilla diciendo que más es mejor, yo estaba viendo pasar a Adam, quien me estaba mirando mal. (Normal, le rompí su escayola.)
Bueno pues esto ha sido todo diario, no te puedo contar nada más eso es información secreta. (O no quiero que lo lea mi madre, también puede ser eso.)

"Pido disculpas" por Andrea González

Pido disculpas por no haberte arrebatado lo único que tienes , el corazón. Siento no haberte dicho que te amaba. Siento no haber luchado por ti , por el silencio de nuestra "cosa rara , sin sentido ". Quererte fue un logró muy grande para mi; ya tomo rumbo , se volatilizó.  
Es un fragmento bastante breve de unos sentimientos al azar , pero si lo sientes da igual que sea largo , corto o inexistentes , hay que soltarlos y no guardarlos en nuestro cajón de sueños. 

"El médico" de Noah Gordon (Resumen por capítulos), realizado por Eva Turmo


Capítulo 51: “La confidencia”
Mirdín no estaba contento porque Rob se había casado con una europea; Karin estaba todo el día de fiesta con los nobles por haber ganado la carrera.
Un día Rob se presentó en casa de Mirdín y le dijo que su esposa era cristiana, Mirdín guardó e secreto porque no quería perder la amistad de Rob.
Capítulo 52: “La formación de Jesse”
Poco a poco y con ayuda de Mirdín, los judíos del barrio aceptaron a Rob y a Mary. Rob acudía a la sinagoga Casa de la Paz y danzaba en las procesiones, estudió los mandamientos y disfrutaba escuchando las leyes judías.
Aquel año estudiaba a Galeno y era aprendiz de cirugía de Al-Juzjani.

Capítulo 53: “Cuatro amigos”                                                
Habían transcurrido siete meses sin que Rob recibiera ningún mensaje real, lo que lo llenaba de alegría, pero una mañana el Sha mandó a unos soldados a buscarlo.
Mirdín también había sido invitado. Los esperaba Karín que era el compañero predilecto del Sha.
En la caverna secreta del Sha, los cuatro se relajaron en las aguas tibias y sulfurosas.
Cuando volvieron a palacio, el Sha decidió hacer ostentación de su compañía y gritó ante todos sus cortesanos que eran cuatro buenos hombres amigosRob pasó dos semanas con los maestros farmacéuticos aprendiendo a mezclar brebajes para embotar a los pacientes y poderlos operar sin las convulsiones, estremecimientos, quejidos y gritos de dolor. Todos estos brebajes eran preparados a base de opio.
Rob practicaba día tras día amputaciones, extirpaba almorranas, aligeraba venas varicosas; Juzjani le decía que tenía un don para cortar carne.

Capítulo 54: “Las expectativas de Mary”
Rob ya no sentía atractivo por la cirugía tras realizar una serie de castraciones.
Mary se había quedado embarazada y Karin y Mirdín estaban terminando sus exámenes médicos.

Capítulo 55: “El dibujo de un miembro”
Ibn Sina quería enseñar al mundo las cualidades que tenían los médicos que estudiaban en sus escuelas o universidades, así que cuando vinieron los examinadores a “la Gran Teta”, examinaron a Mirdín, Jesse y Rob.
Mirdín dejó fascinados a los examinadores, pero Rob fue un poco más original a la hora de responder las preguntas; cuando Juzjani le preguntó cómo tratar una rodilla fracturada, Rob dijo que haría un dibujo para explicarlo. Todos se horrorizaron, pero Rob siguió dibujando, cuando terminó el dibujo lo pasó a los examinadores que vieron sorprendidos que el miembro dibujado era el miembro de un árbol, un nudo en la madera hacía las veces de articulación de la rodilla.

Capítulo 56: “La orden”
Rob y Mirdín pasaron los exámenes, pero como Mary estaba embarazado no podían volver a Inglaterra. Cinco días más tarde de que pasaran el examen, el sha les mandó a ir a una expedición a la India; dejó a Mary con unos vecinos y le dijo a Ibn Sina que si no regresaba que mandase a Mary a Inglaterra.

Capítulo 57: “El camellero”
Rob, Mirdín y Karin iban montados en camellos sementales y el sha en un elefante. Se dirijían a Shiraz, la ciudad de la plaga, y les recibieron con los brazos abiertos, porque gracias a ello ya no quedaba ningún brote de la plaga.

Capítulo 58: “La India”
Ya había pasado un mes desde la partida de Ispahán y ya por fin estaban en territorio indio; Rob y Mirdín fueron de espías para ver cómo de defendida estaba la ciudad que planeaban atacar, había novecientos soldados. Cuando le comentaron las cifras al sha, este no estaba contento ya que sus espías anteriores le habían dicho que la ciudad estaba muy mal defendida; pero atacaron igualmente.

Capítulo 59: “El herrero indio”
En el fragor de la batalla, los hombres combatían con furia, todos atrapados en la misma carnicería. Rob y Merdín a partir de ese momento olvidaron la carnicería y comenzaron a esforzarse como médicos.
Entrada la noche, cuando terminó la última refriega, los espadachines persas aniquilaron a todos los enemigos heridos. Rob, Mirdín y un puñado de soldados, recogieron del campo de batalla a los persas que aun podían salvarse y los llevaron a una casa para tratar las heridas con aceite caliente, coserlas y vendarlas. También curaron a cuatro elefantes heridos.
Los soldados seleccionaron los elefantes que se llevarían de Mansura y decidieron seguir hasta Kausambi, una aldea situada a tres días al norte de Mansura, donde vivía un herrero indio que hacía espadas de un precioso acero de dibujos en espiral muy resistente. Ala apresaría al herrero y lo llevaría a Ispahán para fabricar armas que lo ayudarían a derrotar a sus vecinos.
En kausambi los soldados indios se internaron en el bosque y atacaban a los persas en el camino, murió el capitán de las Puertas Khuff y en la última batalla cuando volvía con unos heridos, un indio mató a Mirdín de hachazo. Rob tenía la mente en blanco y se movía como si estuviese borracho, Mirdín ya no estaba allí. Perdió la conciencia de que su amigo había muerto, se inclinó sobre la gran herida en el pecho y logró curiosear abriéndola un poco con las manos. Por primera vez tuvo acceso a las vísceras de un hombre y tocó un corazón humano.

Capítulo 60. “Cuatro amigos”
Enterraron a Mirdían y mandaron una carta a Ispahán diciéndole a su esposa que este había muerto; el sha no asistió al entierro porque estaba celebrando la victoria.
Ya de vuelta en casa Mary ya había tenido al hijo y cuando Rob preguntó por la esposa de Mirdín, esta le dijo que había cogido a sus hijos y se había marchado de loa ciudad.Capítulo 61: “El nombramiento”
Ibn Sina nombró a Rob como su asistente. Mary se alegró por él, pues además de un buen salario contaría con prestifio y respeto.
Le hicieron hacer la circuncisión a su hijo, dándole por nombre Mirdín Ben Jesse. Cuando todos los judíos se fueron, Rob y Mary le bautizaron y le llamaron Robert James Cole.

Capítulo 62: “La recompensa”
Rob aprendía y aprendía con Ibn Sina e incluso por operar del estómago a la esposa del herrero indio, este le fabricó unos utensilios médicos.
El sha le ofreció uan casa más grande pero Rob la rechazó.

Capítulo 63: “Un dispensario en Idhaj”
El sha era un adicto a la bebida y cuando le ofreció de nuevo una casa y Rob la volvió a rechazar Ibn Sina le dijo que se fuese tres días al sur si no quería ser hombre muerto, Mary se ofreció al sha para que no matase a su marido y pudiesen seguir viviendo una vida tranquila.

Capítulo 64: “La beduina”
Una mañana un beduino llevó a su hija Sitara al Maristan, estaba con la enfermedad del costado, Rob hizo todo lo que pudo, pero la niña beduina murió a los tres días. Rob repasó todos los detalles de la enfermedad, los comparó con los del niño y los de su suegro que murieron de lo mismo, pero no encontró ninguna similitud, no obstante los tres habían muerto del mismo modo.
Cuando comentó todo esto con Ibn Sina, este le dijo que abriera un cerdo y estudiara el enigma, porque debía practicar la cura de las enfermedades dentro de las reglas de la religión y la voluntad general de los hombres.

Capítulo 65: “Karin”
Karin y despina fueron acusados de adulterio así que fueron condenados a muerte, Rob le pidió al sha que lo ayudara y este no quiso, así que después del funeral fue Rob a la casa del sha y le gritó: “Indigno”
Capítulo 66: “La ciudad gris”
Ispahán se convirtió en un lugar triste y vulgar donde vivir.
Rob intentó curar aún anciano que tenía dolor de costado, este murió y Rob quiso diseccionarlo, pero no encontró libros donde le enseñasen, porque la mayoría habían sido destruidos por los romanos.

Capítulo 67: “Dos recién llegados”
Cuando Mary, que estaba en avanzado estado de embarazo, se enteró que había llegado un europeo a Ispahán, le pidió a Rob que lo invitara. El inglés llamado Bostock, acudió a la casa de Rob donde lo abrumaron con preguntas sobre Escocia y Londres.
Cuando Bostock se fue, Mary le preguntó a Rob si alguna vez volverían, Rob le contestó – claro que volveremos.
Mary dio a luz un robusto niño al que bautizaron con el nombre de Thomas Scot Cole.

Capítulo 68: “El diagnóstico”
Qasim llevaba dos meses en el hospital debido un dolor en el costado, Rob le daba panacea y de esa forma sus dolores se iban.
El Visir se fue de la ciudad.

Capítulo 69: “El cuarto de Qasim”
Una noche Rob se quedó con Qasim para ver las características de la enfermedad, cuando Rob le cogió las manos se dio cuenta de que Qasim iba a morir; unas horas pasaron y cuando Qarim murió, Rob lo bajó al sótano lo abrió y vio que la causa de la enfermedad era que en el Hígado había una cantidad enorme de pus, lo que provocaba que el hígado de inflamase; lo cosío y lo dejo en la cama a la mañana siguiente, como si nada hubiese pasado.

Capítulo 70: “El error de Ibn Sina”
Rob siguió abriendo a muertos y luego los enterraba, pero se dio cuenta de que Ibn Sina se había equivocado, nuestro interior no era igual al de los cerdos, Rob sintió furia porque creía que todos esos años de estudio no le habían servido.

Capítulo 71: “El hombre transparente”
Se aproximaba un ejército a la ciudad, en este había soldados afganos de Ghazna, pero se detuvo en los muros de la ciudad; todavía no había indicios de
guerra. Rob seguía con sus investigaciones comparando al humano con el cerdo; Rob comparaba todo pero le interesaba más la enfermedad del costado abdominal.

Capítulo 72: “La casa de Hamadhan”
La guerra estaba librándose; pero a Rob y a un compañero le llegaron noticias de que Ibn Sina estaba en muy mal estado, cuando llegaron a su casa en Hamadhan,Sina los nombró los nuevos príncipes de la medicina; Rob lo cogió de las manos y se puso muy triste porque notaba muy poca vida.

Capítulo 73: “El rey de reyes”
Para celebrar que ahora eran los príncipes de la medicina cenaron unos melones en casa de Rotun bin Nasr.  El Sha apresuraba al herrero Dhan Vangalil para que realizara armas para sus soldados, porque pensaba frente a la enfermedad de Mahmud Rey de Ghazna enfrentarlo en guerra y apoderarse de ese territorio. Por su parte Mahmud pensaba lo mismo de reino del Sha. Sin embargo, uno y otro, desde muy jóvenes se respetaban y se vigilaban mutua y celosamente y ninguno de los dos iniciaba o intentaba la guerra.

Mary y Rob acordaron fugarse a Londres.


"El gato negro" (Último capítulo) de Alex Vigara


Nos escondimos tras una vieja cómoda atemorizados. En ese momento escuchamos una voz aguda que venía de las escaleras y asomé la cabeza para ver el causante de dicha voz. Se me pusieron los ojos como platos cuando vi que solo había un gato y ninguna persona, entonces saqué la conclusión de que - ¡había sido el gato quien había hablado!- le dije a Juan que nos fuésemos de allí, y salimos corriendo hacia la puerta; ya estábamos saliendo cuando el gato nos dijo:
-¡Tenéis que ayudarme a recuperar mi cuerpo original¡
-¡No podemos ayudarte¡-respondimos los dos gritando saliendo de la casa.
Empezamos a correr hacia mi casa y decidimos no volver a pasar nunca más por esa misteriosa casa

sábado, 16 de abril de 2016

"El regalo" de Antonio Blanco

Había un señor que se fue a dar una vuelta por el campo, y se encontró una bolsa que hacía ruidos muy extraños como los de un perro, pero al parecer el sonido no era de un perro, sino era el ruido de muchos perros.
El señor se llamaba Antonio, y había llegado la época de Navidad. La Navidad la va ha celebrar en conjunto con su familia: hijos, hermanos, mujer, sobrinos…
Antonio pensó, por qué no regalarles los perritos a su familia, entonces pensó en el siguiente día hacerles una sorpresa a toda su familia.

Llegó el siguiente día y por la mañana la familia se levantó porque había ruidos extraños en el salón. Bajaron todos al salón y se encontraron un montón de perritos. Todos se pusieron muy felices y le fueron a dar un fuerte abrazo ha Antonio porque sabían que él les había hecho el trabajo.

"Querido diario" de Paula Contreras


Viernes, 13 de Enero de 1997:
Querido diario, son las 23:59 y mis padres se acaban de ir de fiesta.Justo hoy, mis amigos se han dedicado a contar historias de miedo mientras pasábamos la tarde en casa de Matías y, la verdad, es que yo no soy muy aficionado a estas cosas.Estaba viendo la tele en el sofá cuando de repente se apagó sola.Yo, asustado, subí corriendo a mi habitación y me metí debajo de la sábana intentando pensar en otra cosa.Oí un escalofriante sonido que venía de la puerta, apreté los ojos con todas mis fuerzas y cuando los abrí...

"La desaparición" de Marta Espinosa

Habíamos quedado toda la familia, íbamos a ir al campo a dar una vuelta, sería muy divertido. Estábamos ya todos en el parking y decidimos comenzar nuestra excursión. Era otoño y todo estaba lleno de setas. Empezamos a andar, pero no pasó mucho tiempo cuando nos dimos cuenta de que mi padre había desaparecido. Los móviles no tenían cobertura y los gritos ya no se oían. Nos separamos en grupos de unas cinco personas. Pasó una buen rato y los grupos nos íbamos comunicando cada poco tiempo. Hasta que uno aviso, le habían encontrado. Se había dormido al lado del río en el solecito. Decidimos volver a la ciudad y terminar el día haciendo un poco de turismo. Así  fue cómo mi padre aprendió que uno no se puede despistar del grupo y menos si vas por el campo.

"Miedo a escribir" de Lorenz Posilero


Tanto tiempo sin escribir. Tantas veces intentándolo, muy extraño
llegar, como un laberinto,  a la imaginación y a las imágenes que
están borrosas. No, no y no; acaso no quedan historias de ciencia-
ficción, policíacas o de fantasía  por el mundo que poder escribir. Yo
no soy el más indicado para decir esto ya que soy un vago escribiendo
historias o leyéndolas, Yo soy más de películas. Pero esto es así, si no sabes leer o escribir eres no
tonto, si no  una persona analfabeta. Bueno y qué más te puedo contar,
no te voy a mentir, no se me ocurre nada más, adiós y buenas tardes.

"El partido" de Pedro Gómez

Era un 13 de Marzo en cual se jugaba un Atlético de Madrid vs Barça. Se jugaban una plaza en las semifinales de la Champions League.
El partido empezó a las nueve y yo me situaba en la casa de un vecino preparado para disfrutar del partido.
El partido empezó y yo tomaba una tónica, mi hermano tomaba fanta y mi padre cocacola.
Pedimos dos pizzas, una carbonara y una barbacoa. Nos las tomamos con cocacola.
Proseguimos viendo el partido hasta que acabo. Quedaron 2-0 con victoria del Atleti.

Esta fue mi noche antes de ir a las 8 al colegio :)

"El pájaro y yo" de Rodrigo Jiménez

Salí a la calle y estaba solo hasta que me encontré un bonito y adorable pájaro con unas plumas suaves que me aliviaba de estar solo en la calle. Volaba muy alto en el gran cielo azul, era de varios colores.
De pronto cayo una gran tormenta que le asusto bastante. Se había caído al suelo y no podía volar, entonces lo cogí y me lo lleve a un refugio para que no tuviera frio.

Cuando se curo empezó a volar y poco depues me lo encontré en el árbol de mi casa revoloteando de alegría.

"Mi primer libro" de Blanca Armijo

Sólo tenía siete años cuando mi madre me compró mi primer libro ya que acababa de aprender a leer.
Un día, me llamó  un amigo y me dijo que si salía a jugar con él  me acababa de empezar el libro y no me apetecía, estaba tan interesante…  Él se enfadó conmigo porque según él, leer era un aburrimiento.
Al acabarme aquel libro de aventuras, empecé a aficionarme a la lectura y ya tenía mi propia estantería de libros. Jorge siguió enfadado conmigo hasta que le pregunté si alguna vez había leído uno y me dijo que no. Así que decidí prestarle el primer libro que me leí yo y le encantó. -¿Ves?-Le dije. -¿Es tan aburrido leer?-.  Jorge se enrojeció y desde ese momento sólo quedábamos para leer libros juntos.

"El dilema de las Paradojas y la vida de la Marmota" de R.J.

Hola, soy Pinocho, nunca quise existir, todos se meten conmigo por ser de madera y uno se termina cansando, y no puedo hacer nada para borrar mi vida. Las personas que me rodean me quieren mucho y no quiero que sufran. Tengo una máquina del tiempo y lo que puedo hacer es viajar atrás en el tiempo y matar a Gepeto antes de crearme, pero el problema es que si le mato, yo no existo entonces no le podré matar y yo seguiré vivo. Me encuentro en una paradoja de la que obviamente no puedo salir. Dame una solución a mi vida de la Marmota.

Se me acaba de ocurrir otra solución, si yo le digo que me va a crecer la nariz ahora, estoy diciendo una paradoja más y a lo mejor se detiene toda mi vida en ese instante, pero el problema es que le haría sufrir y eso no es lo que quiero para él.

"La culpa" de R.J.

El mensaje era claro, conciso y letal, no insistas decía mi subconsciente al ver el cuerpo inerte de mi compañero de piso. Solo había que darle una lección, un par de puñetazos y ya, pero no, te has pasado y ahora mira las consecuencias. Solo por quitarte a tu novia le has matado, pero tu castigo va a ser muy malo; yo, tu subconsciente, te voy a recordar para siempre lo que has hecho, ¿qué mayor condena que el sentimiento de culpa de por vida?

"Querido diario" de Alba Amelibia

Hola , hoy te escribo para contarte lo que pienso. A veces , pienso en que sería la vida si no hubiera : familia , amigos , profesores , entrenadores , etc.
1 SIN FAMILIA:  ¿qué pasaría?  Necesitamos en nuestra vida a nuestra familia , en concreto a nuestros padres y hermanos , nuestro apoyo incondicional , los que nos dieron la vida en su momento , con quienes pasamos más rato , y a los que más queremos. Gracias a mi familia , que , aunque tengamos algunas peleas , siempre estaremos unidos.
2 SIN AMIGOS:  ¿qué pasaría?  Necesitamos siempre a alguien en quien confiar , al que contarle nuestros problemas , secretos , etc. A nuestro alrededor queremos a esos amigos , que , siempre están ahí y que sabemos que nuca se van a ir porque los adoramos. Gracias a todos esos amigos y a todas esas amigas , por ayudarme , entenderme y sacarme una sonrisa cuando estoy mal.
3 SIN PROFESORES:  ¿qué pasaría?  Necesitamos fundamentalmente , para nuestro futuro a los profesores , a los que nos enseñan : educación , valor y aprendizaje. En toda mi infancia y hasta el día de hoy nunca he sido o me he sentido la favorita de los profesores , ni creo que me tengan aprecio porque tampoco es que sea una alumna excelente. Aunque a veces piense que los profesores me odian , gracias a los profesores que cada día se muestran en enseñarnos nuestro camino para ser mejores personas.
4 SIN ENTRENADORES:  ¿qué pasaría? Algo , que te gusta hacer o practicar , no lo dejes escapar. Hoy en día necesitamos entrenadores , para cualquier tipo de extraescolares , para divertirnos en lo que realmente nos gusta. Os pondré un ejemplo de lo que me ocurre a mí con el deporte que practico:
Yo practico el voleibol , y sí que es verdad , que aunque no juegue mucho en los partidos , porque no sea la mejor jugadora , en los entrenamientos , me esfuerzo con todas mis ganas , y sueño en que algún día pueda demostrar a la gente , a mi equipo que valgo para este deporte , y también espero que mi entrenador lo vea y se dé cuenta de que el voleibol me importa de verdad.
Y esto es lo que quería contarte , mi querido amigo.

                                                                                                                              Hasta pronto diario.

"El esfuerzo" de Miguel Sánchez

Quedaba no más de una hora para la competición para la que Marcelo se estuvo preparando. Había entrenado mucho y muy duro. Antes de ir al colegio iba entrenar a la piscina, incluso algunos días llegaba tarde a clase.
Nadaba cuatrocientos metros crol. Marcelo ya esperaba impaciente en la cámara de salidas y cuando por fin dijeron su nombre se relajó. Se tiró y nadó a tope, pero toda la carrera iba por detrás. Cuando quedaban cien metros apretó como nunca lo había hecho y ganó.

Al final tanto esfuerzo se vio recompensado.

"El vacío" de Alejandro Díez

Alejandro, después de llegar del colegio, tenía que hacer el relato para Lengua. Estaba muy vago, pero su madre le dijo que se pusiera a ello lo antes posible.. Estuvo pensando en sobre qué escribirlo. Pensó, pensó y pensó, pero nada, no se le ocurría nada. Cómo no se le ocurría nada para escribir, le preguntó a su hermano para que le ayudara, Alejandro le dijo que le dijera algo sobre lo que escribir, su hermano le dijo “algo” y Alejandro le dijo que era un gracioso, pero al instante pensó que podía escribir el relato sobre cómo lo había escrito.

martes, 12 de abril de 2016

"El mensaje" de África Moraga

El mensaje era claro, conciso y letal, no insistas decía cuando me acerqué a el para decirle que no tenía razón a la hora de decidir mis decisiones. Le dije que puedo tomar mis decisiones si ayuda suya paro me contesto que era muy infantil e inmadura para tomarlas que las decidiría mal y que mi vida sería horrible, un desastre, un fracaso, que todo el esfuerzo, tiempo y dinero se ira a la ruina porque no seré nada es la vida una persona que no tiene un sentido en la vida ni un lugar donde llegar ni un rumbo en la vida.

"La repoblación del lince" de Juan Gozalo

El mensaje era claro, conciso, breve y letal. No insistas, decía…No queremos tener linces en la sierra de Córdoba.
Hace cuarenta años no existían linces en la sierra de Córdoba. Hoy vuelven a haber más de sesenta ejemplares por las sueltas debido a los programas de reintroducción del linde en Castilla-La Mancha, Extremadura, Portugal y Andalucía.
El problema reside en la falta de alimento como los conejos, lo que provoca que el lince ataque a los gallineros de los pueblos causando malestar a sus habitantes.
Hay que buscar medidas que aseguren un equilibrio entre la protección de la naturaleza y  el bienestar de los habitantes.

Mi película favorita: "Los chicos del coro" (Alba Amelibia)



Este filme estuvo bajo la dirección de Christophe Barratier en 2004 , es una película francesa de los géneros drama y musical.
Esta historia trata de un profesor de música (Clément Mathieu) , que llega nuevo a un colegio : “ Fond de l´ Etang , un internado para niños complicados. El director del colegio es muy duro y exigente con los niños , ya que para él solo existe una teoría : “ acción , reacción”.
El profesor es muy diferente a los otros , confía en los alumnos , aunque al principio no es nada fácil , por el comportamiento de estos , en especial de Pierre Morhange , un niño cuya voz es la de un ángel.
Veréis que sucede a lo largo de la película , como influyen los alumnos en la vida del profesor y como viven grandes locuras.
. LO MEJOR DE LA PELÍCULA: el coro que forman los alumnos con el profesor.
. LO PEOR DE LA PELÍCULA: algunas de las escenas son un poco duras.
. TEMA PRINCIPAL DE LA PELÍCULA: la confianza tanto en uno mismo , como la que tiene el profesor hacia los alumnos.

"La carta" de Alex Vigara

Era un 24 de diciembre, era por la noche y hacía mucho frío. Todas las navidades nos reunimos en una casa con todos nuestros familiares para celebrar la Noche Buena.
Este año tocaba en casa de mi abuela. Yo no tengo primos ni hermanos y me aburro mucho en las cenas familiares, pero siempre intento pasar el tiempo rebuscando cosas antiguas en el sótano. Eran las 00:20 y subí a la buhardilla de mi abuela tras una cena muy aburrida. Estuve varios minutos revolviendo entre cajas y en una de ellas encontré una carta; parecía muy antigua y decía:
Querida María,
Muchas gracias por todo lo que has hecho por nosotros. Te estamos esperando...
No me lo podía creer era tan antigua que le faltaba más de la mitad de la carta. Baje al comedor con mi familia con la intriga de que había pasado con el otro trozo de carta.

"El gato negro" (Parte 3") de Alex Vigara

-¡Es el gato que vi en la casa!- grité efusivamente.
-¡Juan, Alberto, callaos ya!- gritó la profesora.
-Después de clase quedamos para ir a investigarla- susurré a Juan.
Salimos del colegio y nos dirigimos hacia esa misteriosa casa. Llegamos allí y entramos atemorizados. Hacía corriente y la puerta se cerró de golpe. Yo, di un chillido que retumbó toda la casa. 
Tuvimos unos segundos de soledad, hasta que escuchamos cuatro patas bajando lentamente las viejas escaleras de madera.

"La lluvia en mi ventana" de Alba Amelibia

                                         La lluvia en mi ventana ,
                                     alumbraba aquella sala ,
                                     esa sala vacía ,
                                     donde apenas aparecía.

                                      La lluvia seguía cayendo ,
                                      como un lago lleno ,
                                      las gotas reflejadas ,
                                      cada vez se acercaban.

                                      Eran esas lluvias ,
                                      que jamás terminaban ,
                                      yo seguía mirando a mi ventana.

                                      Miraba y miraba ,
                                      pero tan solo estaba ,
                                      la lluvia en mi ventana.

"Diario de una persona normal " (Parte 3) de Eva Turmo

Lunes 16
Hola diario, vengo hoy lunes a decirte que hoy me han hecho un examen sorpresa de matemáticas. Me ha salido bastante bien. ( Espero que con darme esperanzas apruebe el examen. Jeje... La vida es triste.) No me podían haber hecho un examen de música, no, tenía que ser de matemáticas. Pues nada, que con decirte que hoy mi día no ha ido muy bien, me quedo claramente corta, te cuento...
A primera hora vino la hija del director, Agatha (el nombre ya me da asco, pero continuemos), era rubia como ya te dije antes, pero los bobos de mi clase (he dicho bobos no bobas) no le han quitado los ojos de encima, a esto se refería Claudia cuando decía exótico... Bueno pero es que todo en ella da asco, desde sus pies hasta el último pelo de su cabeza, digo que da asco porque es PERFECTA, P-E-R-F-E-C-T-A. Es lista, alta, y encima buena persona; si fuese una bruja sería más fácil odiarla, pero no, encima es buena chica, o es creía antes del examen de matemáticas. ¿Quieres que te cuente lo que ha pasado? (Pregunta retórica, te lo voy  a decir de igual manera.) Pues mira, no me salía la operación: "24:4". Y la muy #%@@$, no me ha dicho la respuesta, se ha girado y me ha dicho: "No te lo sabes, piensa, o es que no sabes". Ya había entendido lo que era, un ángel perfecto para los profesores y quien le interesaba y un demonio para el resto. A ver diario... (Y mamá si estás leyendo esto yo no copio en los exámenes, tienes que saber que estaba en una situación crítica, ya sabes lo buena que soy verdad. Por cierto, ¡mamá no leas mi diario !) Ya sé que copiar no está bien pero... Que no me puede quedar mates que si me queda, no me voy de viaje a Berlín. (Berlín, no me interesa mucho ir o no ir, pero lo que no me gustaría sería quedarme todo el verano estudiando.) Así  que me enfadé tanto ese día que incluso cuando Claudio y Claudia me contaron acerca de la ópera a la que fueron me enfadé y les dije que no me importaba. Además como estaba sola en le patio me puse a escribir una carta al Ministerio de Salud, me había encontrado otro gusano en mi manzana. 
Después del receso tocaba inglés, el inglés lo veía muy similar al hebreo pero estaba muy segura de que eran dos cosas totalmente diferentes. En los Estados Chufillos se habla hebreo, no inglés como dice Agatha. En la clase de inglés se lució, la pronunciación supuestamente era lo que mejor hacía, hasta yo se poner cebra en inglés, es con z. Zebra, ves, soy bilingüe. 
Bueno diario, esto ha sido lo más interesante del día de hoy.

"El médico" (Resumen por capítulos) por Eva Turmo

Capítulo 39: “Ibn Sina”
La primera mañana de estudiante fue muy interesante para Rob, ya que el edificio le parecía una gran teta, así que ‘Gran Teta’ se llamó.
Un estudiante le dio un recorrido por el hospital y le dijo que iba a tener veintisiete compañeros estudiantes; además le contó un poco acerca del funcionamiento de las instalaciones, en el hospital las mujeres trataban a las mujeres y los hombres a los hombres, también le enseñó una biblioteca con más de cien mil libros.                                                                                                Por la tarde Ibn Sina le acompañó y le dijo que además de estudiar medicina, tendría que estudiar filosofía, derecho y teología.

Capítulo 40: “La invitación”
Todas las mañanas Rob era dspertado por el sol naciente, a esa hora la ciudad ya estaba en pleno movimiento.
La primera clase a la que acudió Rob fue a una de anatomía, impartida por  Ibn Sina, en la que abrieron aun cerdo, el cual estaba lleno de tumores.
En la ronda cde ver a los enfermos Rob predició que un hombre moriría, y así fue; los demás estudiantes pensaron que fue una simple coincidencia, pero Ibn Sina lo invitó a almorzar a su casa y le contó que él tenía el mismo don, pero más debilitado. Rob le pidió un libro sobre el ojo humano, y Ibn Sina sonriente se lo dejó.

Capítulo 41: “La Maidan”
La sinagoga era una buena forma de empezar el día para Rob, los cánticos le tranquilizaban; después iba a dar sus clases en ‘la Gran Teta’ y poco a poco iba mejorando sus conocimientos médicos. Era un entusiasta del estudio, y como los animales le daban trabajo, decidió venderlos para así decicarle el tiempo, antes utilizado en los animales, al estudio.

Capítulo 42: La diversión del sha”
Los días pasaban en ‘la Gran Teta’ e Ibn Sina estaba muy interesado en la orina, así que ser pasaron varios días sacando hipótesis acerca de sus características.
El sha lo invitó un día a su casa para que le contase cómo era Inglaterra, Rob le contestó todas sus dudas. Incluso, jugaron a una especia de guerrilla subidos en ponis y con palos largos. Rob estaba asombrado por las diferencias que había entre Inglaterra y Persia.

Capítulo 43: “La comisión médica”
La peste había llegado a la ciudad más grande de Anshan, Shiraz.
Mandó a varios estudiantes y médicos para combatir la peste; por el camino dieron sepultura a varios cadáveres y se lavaban con vino y vinagre. Los aldeanos dijeron que la peste la habían traído los pasores asesinos de las montañas. A medio camino la patrulla se separó porque había tres médicos cobardes los cuales no querían verse afectados por la peste. Los cuatro sobrantes siguieron su camino.

Capítulo 44: “La peste”
Llegaron a la ciudad y las cifras de los muertos iban aumentando significativamente, entonces Rob decidió estudiar la peste y sus causas, haciéndolo se dio cuenta de que:
- Alguien estaba contagiado cuando tenía una leve fiebre y dolor de cabeza.
- Días más tarde aparecía una buba consecuente de vómitos de sangre.
- Cuando la buba apareciese, el paciente sólo tenía dos días de vida.
Rob se contagió de la pese y sus otros dos compañeros lo ayudaron a recuperarse ya que habían encontrado una solución para la peste; la cual consistía en reventar la buba y drenarle. Tras diez días de recuperación, Rob volvió con los otros dos compañeros; habían emprendido le viaje ocho y sólo tres regresaban.

Capítulo 45: “Los huesos de un asesino”
En su regresó Ibn Sina los puso en cuarentena durante un mes para asegurarse de que la plaga no se extendiese.
Rob continuó con sus clases pero un día sobornaron él y Bakín Jalal-Ul-Din, especialista en huesos, quienes desenterraron un cadáver para estudiar e investigar el cuerpo humano.

Capítulo 46: “El acertijo”
Rob decidió que durante seis semanas dejaría de asistir a clases, salvo a las de derecho, ayudaría a Karín para sus pruebas, además ayudando a Karín se estaría preparando para sus propias pruebas.
Ibn Sina, mandó llamar a Rob para que viera a su primera esposa Reza, Rob le cogió las manos y le dij o a Ibn Sina que era cuestión de días su muerte.
Por la noche llamó a su puerta el eunuco Wasif, para decirle que la segunda esposa de Ibn Sina, Despina, lo llamaba. Rob acudió y se encontró con una mujer persa de rostro encantador.

Renza murió, Rob esperó una semana y fue a ver a Ibn Sina, estaba triste pero sereno, le dijo a Rob que para ser un buen médico tenía que estar en condiciones de responder a un acertijo que carecía de respuesta.
- Cuál es la pregunta?  Inquirió Rob, pero el anciano sonrió en medio de su pesar.
- Tal vez algún día lo descubras. También forma parte del acertijo.

Capítulo 47. “El examen”
Mirdín Y Rob estaban esperando a que Karin terminara las pruebas para convertise en médico; Cuando salió los tres se abrazaron; había pasado la prueba: Karin los invitó  a su casa a cenar y Rob aprendió muchas cosas sbre la cultura en  la que él vivía ahora.

Capítulo 48: “Una cabalgata por el campo”
El sha invitó a Rob a una cabalgata; él acepó pero resulta que había caído en una trampa del sha para confirmar si Rob era verdaderamente leal; Rob no tuvo más remedio que jurarle lealtad.
Karin competúia en carreras porque quería in calaat.

Capítulo 49: “Cinco días al oeste”
Rob preguntó a una caravana que pasaba si había algún brote de peste nuevo; le dijeron que no, pero sí que había un viajero cristiano en muy mal estado en una ciudad a cinco días.
Cuando llegó los viajeros cristianos no eran otros que Mary y su padre; Rob intentó salvarlo pero no pudo, Cullen murió. Rob y Mary decidieron casarse así que emprendieron el viaje de regreso a Ispahán. Rob vió a los pastores asesinos dirigiéndose a Ispahán.

Capítulo 50: “El Chatir”
Rob visitó al Sha para informarle sobre los seljuices que había visto en el camino en compañía del Visir.
Las mujeres judías de la colonia trataban a Mary con frialdad por ser europea.
El chatir comenzó y Karím participaba, había toda clase de gente en la carrera. Rob y Mirdín lo estaban asistiendo. Cada vez que pasaba por la Madraza alzaba la mirada para mirar a la mujer de la que estaba enamorado, Despina, la segunda esposa de Ibn Sina. En el camino los corredores iban abandonando la competencia con los pies sangrantes, solo quedaban seis corredores.
Karín hizo las ciento veintiséis millas u las doce vueltas. Cuando terminó la carrera todo su cuerpo estaba insensible, pero el Sha lo esperaba y la multitud lo aclamaba.,
El premio por ganar la carrera era de quinientas piezas de oro y el nombramiento honorario, aunque muy bien pagado de jefe de los Chatirs.